Adoptando...

Lilypie - Personal pictureLilypie Waiting to Adopt tickers

viernes, 27 de febrero de 2009

Noticias agridulces

Hoy ha sido un día con noticias agridulces.
Por un lado, el juicio positivo de unos compañeros de Abay que supongo que estarán flotando en esa nube en la que te subes cuando la tranquilidad comienza a llegar tras muchos meses de nervios.
Pero no todo han sido noticias buenas. Cuando he abierto el mail y uno de los blogs, me he encontrado con que una familia que estaba esperando la celebración de su juicio, ha sido informada de que la familia biológica de sus hijos los ha reclamado.
Es en estos momentos cuando eres totalmente consciente de lo tremendamente duro que puede ser este proceso.
Es cierto que hasta que no se celebra el juicio no son nuestros hijos, es cierto que hay que ser objetivos y pensar que si se quedan con su familia biológica es lo mejor, es cierto... pero desde el momento que ves la foto nace un vínculo que solo los que lo hemos vivido podemos saberlo.
El dolor que debe sentir esa familia debe ser inmenso, y no hay palabras que puedan consolarles. Los entiendo porque en nuestro proceso, hubo un momento durísimo que hizo que nos desgarrásemos por dentro. Fue el peor día de nuestra vida.
Ahora solo les queda elaborar esta pérdida, y pensar que en algún lugar les está esperando SU hijo.
BESOS para las dos familias

martes, 24 de febrero de 2009

SOMOS ABAY


Pues sí, SOY/SOMOS Abay.

Desde que estuvimos en Etiopía a por nuestra hija, Javi y yo hablamos del vínculo tan estrecho que se había creado con el país que nos había dado lo mejor de nuestra vida.

Gracias a este vínculo nacía en nosotros la necesidad de devolver un pequeñísima parte por el regalo que nos había hecho.

Es complicado encontrar el lugar adecuado donde colaborar, no solo económicamente sino al pie del cañón, normalmente las ONGs o asociaciones son muy grandes y tienen una red donde es complicado entrar.

Pero mira tú por donde, aparece en nuestra vida Bego, y al poco de conocerla se involucra en Abay. Yo ya había leído algo de la asociación por internet y me gustaba. Solo necesitaba un empujoncito.

Hace unas semanas recibí un mail de Bego lanzándome cantos de sirena, y la verdad es que soy facil de engatusar. Por fin, el domingo pasado pudimos quedar a comer y estuvimos charlando. Me dio tiempo para pensármelo pero no quise pensarlo más. Acepté la proposición de acompañarla como segunda delegada de Abay en Madrid.

Si me lo pienso mucho empiezas a pensar en el trabajo, en la niña, en la plancha, en la falta de tiempo, en, en... y no haces nada. Así que me tiré a la piscina. No se si estaré a la altura de las circunstancias, pero prometo que pondré muchísima ilusión.

Ahora puedo decir que junto con Javi y Míheret somos ABAY.
Para todos los que queráis saber más os dejo la página web: http://www.asociacionabay.org/

lunes, 23 de febrero de 2009

¿A QUÉ RENUNCIAS?

Los cursos, aquí en Madrid, duran 4 sesiones. Al princpio vas a ellos sin saber muy bien qué te van a contar. Según has ido leyendo por ahí, el sentir general es que no valen para nada.

En nuestro caso, nada más lejos de la realidad.

Los cursos nos sirvieron para centrarnos, para reflexionar sobre algunas cosas que ni siquiera nos habíamos planteado, para conocer otros puntos de vista...

Hubo un tema que en aquel momento no me gustó cómo se planteó, quizá por falta de madurez; pero sobre el qué después he reflexionado mucho:

En un momento del curso se pregunto que a qué renunciábamos al elegir la vía adoptiva. Nosotros muy "indignados" contestamos que no renunciábamos a nada ya que elegiamos esa vía voluntariamente. Allí se hizo hincapié en que si se renunciaba a muchas cosas.

Desde ese momento y a lo largo de la espera yo también fui consciente de que renunciaba a muchas cosas.
Renuncias al momento en el que el test de embarazo te dice sí, a la cara de felicidad y los gritos de alegría de la familia y amigos cuando se lo cuentas, a las ecografías donde vas viendo crecer a tu hijo, a la relación íntima de la mujer embarazada con su "tripita", a ver nacer a tu hijo, ...
Hay dos cosas aún más importantes a las que renuncias: una de ellas es la de sentirte acompañado en el proceso, cuando hay un embarazo la gente te acompaña desde el momento en el que lo cuentas. En la adopción te acompañan al final, (que se agradece) pero no te acompañan desde el principio (ya lo expliqué en entradas anteriores).
La segunda y más importante es la renuncia que haces a un periodo de vida de tu hijo. Aunque es evidente, se hace más presente una vez que está aquí. Cuando la miro y me doy cuenta que no estuve con ella desde el momento de su gestación, te das cuenta que has renunciado a momentos importantes.
Todas estas renuncias están ahí, y debemos ser conscientes de su existencia. Sin embargo, que haya una renuncia no significa dolor. Solo cuando somos capaces de ver todas estas cosas sin que nos duela el alma, seremos capaces de amar a nuestros hijos en toda su amplitud. Tenerlos a ELLOS significa haber renunciado a todo eso, pero evidentemente la recompensa es infinitamente mejor.
La famosa pregunta: "¿Es igual un hijo adoptado que un hijo biológico?", evidentemente NO.
También te encuentras con cosas muy,muy buenas, pero eso vendrá en otro momento.

FIN DE SEMANA

La semana pasada junto con el fin de semana ha sido movidito.
Además de la preparación del carnaval para el cole, que es de locos; ha sido una semana cargada de cumpleaños.
El martes fue el cumpleaños de Ana (amiga de las de toda la vida), el miércoles de Miriam (tía y madrina de Míheret), el jueves de Inma (compañera de curro y amiga de las "nuevas") y el domingo de Cris (también compañera de curro y amiga de las "nuevas").
Además de varias celebraciones con ellas, el domingo quedamos a comer con Bego (también "nueva" amiga, de esas que te trae la adopción). Teniamos ganas de verlos, porque después de su asignación no les habiamos visto y queriamos darles la enhorabuena en persona.
Comimos juntos y aunque el ratito fue corto (ya se sabe, "quien con niños se acuesta...") fue provechoso. Bego me ha liado, y estoy encantada de que me haya liado.
Mañana, más despacio contaré la nueva aventura en la que me/nos embarcamos.
¡¡¡Yupi!!! ¡Estoy contenta!

domingo, 22 de febrero de 2009

"NO ME COME... LA NIÑA"

Anoche fuimos a cenar a casa de mis cuñados. Yo como madre moderno-gilipollas, pues me llevé un paquetito de fiambre de pavo para que cenara la niña, no fuera a ser que la niña que está hecha una jabata no cenase.
Nada más llegar sacaron gusanitos naranjas y patatas fritas y allí estaba ella comiendo a puñados (ya se que dicen que las patatas fritas son peligrosas, pero ella las mastica que da gusto). Cuando llegó la hora de la cena allí me planté con el fiambre de pavo, eso sí en trozos pequeños por si se ahoga. Como es lógico dijo que tururú.
En fin, no pasa nada luego se toma su biberón y ya está.
Pero claro, no contaba yo con que a la hora de la cena iban a sacar platos tan suculentos como langostinos, patatas ali-oli o ¡revuelto de morcilla de burgos!!!. Tardó medio segundo en sentarse con nosotros y probarlo TODO.
Las patatas ali-oli no le gustaron mucho, pero los langostinos se los comía en dos bocados, y no digamos la morcilla de burgos revuelta con huevo. ¡La tía se relamía!.
Claro que pensándolo bien, es digna hija de su madre: para qué perder el tiempo comiendo pavo bajo en grasa pudiendo meter entre pecho y espalda un poquito de marisco y esa morcillita llena de "nutrientes".
Hoy salimos fuera a comer, me llevaré un potito para la comida y otro para la merienda... no vaya a ser que no me coma...

miércoles, 18 de febrero de 2009

PRIMEROS PAPELES Y PRIMERA ESPERA


Tras la charla informativa tuvimos claro que deseábamos comenzar la aventura. El ritmo debía ser tranquilo, sin agobiarnos si un papel tardaba, si tardaban en llamarnos para los cursos... Sin prisa pero sin pausa.

De pronto nos dimos cuenta que el destino ya nos había "asignado" a nuestro hijo/hija. Solo teniamos que ir dando los pasos adecuados aunque sin agobiarnos porque por mucho que corrieramos "todo llegaría cuando tuviera que llegar" (fue nuestro lema durante la espera).

Con esta filosofía en enero echamos todos los papeles y esperamos nuestra carta de apertura de expediente. Esta llegó y en abril/mayo, del 2006, hicimos los cursos en la Comunidad de Madrid.

martes, 17 de febrero de 2009

La historia se repite




Muchas veces viendo películas, documentales... sobre el genocicio Nazi, me pregunto que hacía el mundo mientras que un puñado de locos mataba sin ningún pudor a miles y miles de personas escudados en no se que gilipollez de la raza aria. Me parece, nos parece; irrealista, inhumano y dificil de creer que nadie pudiera hacer nada por pararlo.
Sin embargo, hoy quiero hacer una llamada a lo que a mi me parece uno de los grandes genocidios del siglo XXI, y no estoy hablando de todos esos que suceden muy, muy lejos de nosotros; me refiero a la llegada de cayucos a nuestras costas.
Vivimos con una tranquilidad pasmosa (la tranquilidad que da el verlo casi a diario) la llegada de inmigrantes en condiciones infrahumanas, de madres embarazadas, de bebés y niños en los que se refleja en su mirada la dureza de una vida que aunque corta ha sido más dura de lo que será jamás la nuestra.
Eso cuando llegan vivos. Hoy me he levantado con la noticia de la muerte de 21 PERSONAS en las costas de Canarias. Se dice pronto. Una cifra que nos angustia si se produce en accidentes de tráfico de un fin de semana, pero que nos pasa desapercibida cuando la oímos de "ESOS".
Otros, como los de esta mañana, llegan vivos. ¿Y qué?. ¿Qué les espera? Arriesgan su vida y el futuro es totalmente incierto. Pues sí, todos lo sabemos pero... ¿qué hacemos? ¿qué hacen las autoridades?.
Cuando vean estas imágenes dentro de 60 años nuestras generaciones futuras, ¿no pensarán lo que pensamos nosotros de genocidios pasados?, ¿no alucinarán porque nadie hizo nada?. Probablemente, pero la realidad es que la historia se repite (no quiero entrar en el conflicto Israel-Palestina porque sin entenderlo es complicado opinar, pero ahí tenemos otro genocidio); y nosotros pasamos por esta historia sin hacer nada.
Hoy me he levantado con estas noticias, y me duelen, y además quiero que me sigan doliendo porque si me dejan de doler es que he dejado de ser quien quiero ser.

sábado, 14 de febrero de 2009

¡FELICIDADES FAMILIA!

Hoy no puedo dejar pasar el día sin felicitar a todos los enamorados en general y a una familia en particular.
Quiero mandar un besito muy grande a Jorge, Maica y a sus peques.
Hoy cumplen "un año". Hoy hace un año que abrazaron a su bombón. Después de mucho sufrir por fin pudieron ir a por él. Para nosotros que íbamos justo detrás de ellos, y que habiamos vivido juntos la desesperada espera de los últimos meses fue un momento muy importante. Significaba que nuestro encuentro también estaba más cerca, pero sobre todo que unos amigos por fin iban a cumplir su sueño.
Gracias a la directora de nuestra Ecai, fue también ese día, cuando pudimos "abrazar y besar" a través de ellos a nuestra hija.
Como algo excepcional cuando ellos fueron a buscar a su hijo, sacaron a nuestra pequeña para que la vieran y pudieran contarnos cositas de ella.
Para nosotros fue muy importante porque nos contaron de primera mano lo bonita que era, cómo era de grande... Se que para ellos era el momento de estar con su hijo, pero aún así no tuvieron problema en ver a la nuestra y darlo muchos besos de sus papis. Nunca podremos olvidar lo que hicieron por nosotros. Nos "colamos" en su encuentro.
La emoción de Jorge cuando me hablaba de ella, unas horas más tarde de conocer a su hijo, creo que nunca se me va a olvidar: "Las fotos no le hacen justicia. ¡Es preciosa!".
Para su hijo fue complicado. No entendía muy bien que los que habían ido a buscarlo a él se estuvieran emocionando con un bebé. Así que el comienzo con Míheret no fue muy bueno. Cuando le preguntábamos por ella, nos decía que era un bebé pequeño, que solo lloraba y hacía caca. Ahora se pelea con su hermano para cogerla.
Lo dicho: ¡FELICIDADES FAMILIA!

jueves, 12 de febrero de 2009

Reunión informativa

El 29 de septiembre de 2005 hicimos la primera llamada a la Comunidad de Madrid. Nos dieron fecha en noviembre para la charla informativa.
Allí nos fuimos ilusionados, y aunque la charla es dura salimos convencidos de que era nuestro camino de paternidad.
En numerosas ocasiones se habla en los foros de adopción sobre la dureza de esa primera charla. De que parece que está preparada para quitarte las ganas. Nosotros no estamos de acuerdo.
Es simplemente una charla real, donde te hablan de las cosas tal y como son. De la realidad de los que van a ser nuestros hijos.
Creo que es muy importante que cuando te planteas adoptar a un niño alguien le ponga "el cascabel al gato" y te hable de la parte menos bonita.
Esa "mochila" tan famosa de la que tanto se habla es real, y está ahí en todos los niños, da igual la edad que tengan.
Yo me di cuenta el primer día de guarde de Míheret. Lloró de una forma "especial". En la guarde nos lo dijeron. Cuando fuimos a recogerla, estaba desconsolada, desesperada...Sinceramente, creo que pensó que la historia se repetía; se sintió de nuevo abandonada. Ahí estaba la famosa mochila.
Que te digan que tu hijo va a venir de la miseria, de una historia de abandono, de una historia de maltrato, de una madre drogadicta, enferma, ... ; no es quitarte las ganas, es la realidad de cualquier hijo adoptado y nosotros como padres debemos de saber a qué nos vamos a enfrentar; o al menos la administración debe ponerte las cartas sobre la mesa.

miércoles, 11 de febrero de 2009

LA HISTORIA COMENZÓ...

Cuando comencé el blog prometí poner en orden nuestra historia. Es más esa era la finalidad de este espacio.
No sé por qué me estoy haciendo la remolona.
Quizá no me sienta capaz de expresar con palabras y de manera ordenada y coherente todo lo que hemos sentido en estos años de espera.
Quizá el cansancio que siento en las últimas semanas esté haciendo mella en mi "inspiración literaria" (esto me pasa por meterme en este "jardín).
Quizá, quizá...; tengo la sensación de que son solo escusas, para no pensar. Desde que me saque la plaza en las oposiciones, inconscientemente me prometí a mi misma que nunca mas iba a devanarme los sesos, durante un periodo de tiempo de más de 5 minutos. Pero claro, comienzo con esto...
En fin, allá voy:
¿Cuándo comenzó la historia? Pues la verdad es dificil de decir. Podriamos poner como fecha de inicio la primera llamada a la Comunidad de Madrid, pero no sería real. El comienzo fue mucho antes.
La historia comenzó durante todos esos años de noviazgo, en los que no teniamos ni un duro y las pipas y los bancos de los parques eran nuestro lugar de encuentro.
Hubo tiempo para tantas conversaciones... hablábamos del futuro, de cuándo nos casariamos, de si nos gustaría tener hijos, de dónde viviriamos... (10 años dan para mucho).
En esas conversaciones siempre estabas tú. Siempre hablábamos de que nos gustaría tener más de un hijo y que nos haría mucha ilusión que alguno fuese adoptado. Supongo que sin darnos cuenta estábamos poniendo los cimientos de nuestro futuro.
Solo eran ilusiones de adolescente pero que poco a poco va calando en tu interior. Fueron conversaciones que pusieron los cimientos de lo que hoy somos. Sin ellas, probablemente, no habría resultado tan fácil comenzar el proceso. No nos hizo falta pensarlo mucho.
Simplemente cuando llegó el momento quisimos ser padres. Pusimos manos a la obra (biológicamente y adoptivamente hablando) y dejamos que Dios, la Vida, el Destino; nos fuese guiando.

domingo, 8 de febrero de 2009

¡QUÉ BONITOS SON LOS NIÑOS!

Antes de empezar a escribir como ha sido nuestra historia, no puedo dejar de mandar este aviso a todo aquel que esté planteándose tener un hijo (da igual la manera).

Hay que estar dispuesto a:

- Tener el salón como si de una ludoteca se tratara. Da igual que tengan su habitación, quieren estar donde tu estés, así que el salón parece una juguetería.

- Llevar el coche con una sillita tan grande (para un ser tan pequeño), que pierdes una plaza en la parte de atrás.

- La tapicería del coche tiene un nuevo estampado, compuesto por babas, mocos, galleta desmigajada, gusanitos entre los asientos, piececitos estampados en el asiento delantero por la parte de atrás...

- Escuchar durante un viaje que debería durar 3 horas (¡y que ahora por arte de magia dura 5!) música tan variada como "Miliki", el "Cantajuegos", "Rosa León"...

- Planchar cuando están despiertos los vampiros; si no plancharás con un niño en la cadera, o enganchado al cable de la plancha, o te tirará el pantalón de vestir que tanto te he costado hacer la raya...

- Probarte un vestido que vas a necesitar dentro de tres días para ir a una boda y que llegue tu hija y en un ataque de mamitis te plante un beso con la boca llena de pan en mitad del vestido (ahí estaba la abuela para arreglar el desaguisado).

- Irte a la boda, llevarte a la niña y en el mejor momento de la fiesta (vamos, cuando la abuela, la tía, la madre, ... de los novios se van y solo queda la gente jóven para irse de copas), tu también te tienes que ir porque la niña ya está hasta el moño de estar de fiesta. También puedes dejarte a la niña con los abuelos, pero no dudes ni un segundo que tendrás que venirte de la boda como alma que lleva el diablo porque la niña empezará a vomitar, o le subirá la fiebre, o se caeré y se hará una brecha, o ...

- Salir a comer el domingo con una maleta para 15 días: la comida, la merienda, la cena por si te enrrollas, el pijama por si se duerme en el coche no despertarla al llegar a casa, ropa de cambio por si se tira la comida, varios bodies por si le entra cagalera (que nunca tiene, pero que aparece en el peor momento), varios juguetitos para que se entretenga y te deje comer (el tuyo se entretiene con uno, pero claro hay que llevar para el resto de niños para que no se peleen), una manta por si hace frio en el restaurante, una camiseta de manga corta por si hace calor, varios baberos para la comida, la merienda y la cena; el apiretal por si le sube la fiebre, el dalsy por si le duelen los oídos, el termómetro por si da la sensación que está caliente... Vaya, que le dan por ... a la comida del domingo.

- No dormir por la noche de tirón. Si la niña no se despierta ya se encargará el "walkie" de tener interferencias, el gato de maullar porque tiene hambre, despertarte ha hacer pis 20 veces... Da igual lo que te despierte, cada vez que abres el ojo te levantas a mirar a tu hijo. Si no te levantas te da cargo de conciencia y no te puedes dormir.

- ¡Ay, amigos! y si nos paramos a hablar de los "momentos pareja"... La noche que la niña duerme del tirón, como te has levantado el día anterior a las 6.00 a planchar, te habías acostado previamente a las tantas de la noche fregando el suelo (si está despierta no para de pisar lo que está limpio), y llevas un día de perros en el trabajo; pues nada de nada. El día que parece que no estás muy cansada, que te sientes mona y cariñosona... ese día, la niña se despierta 20 veces, te mira con ojos de: "ya no quiero dormir más", le da la tos y parece que se ahoga (justo cuando llegas a la cuna, ha dejado de toser y duerme como un tronco),... En fin que todo el encanto se va al carajo. En cualquier caso, en esta situación habrá que aprovechar hasta sin encanto, que las oportunidades las venden caras.
En fin que tener un hijo es bellísimo, y eso que la nena solo tiene 18 meses, cuando tenga quince años y le sumemos la edad del pavo, las salidas nocturnas, las minifaldas-cinturón, el novio tatuado (su padre, sus tíos, su madre llevan tatuajes, pero claro somos buena gente) y vete tu a saber qué mas... ¡No quiero ni pensarlo!
Por ahora disfrutaremos con ella, cuando las "circunstancias" lo permitan que pese a todo es lo mejor que nos ha pasado en la vida.

viernes, 6 de febrero de 2009

¡MI NIÑA ES UN "CRACH"!

A Míheret le encanta el agua. Desde hace un par de meses la estamos llevando a matronatación (no ha ido a algunas clases por los dichosos mocos), y como le gustaba tanto dijimos en la guardería que si podían llevarla también a la piscina. La profesora me dijo que había plazas así que el martes fue su primer día.
En matronatación se mete en el agua con alguno de nosotros, pero en las clases de la guardería hay un monitor para 3 o 4 niños. Yo pensé que a lo mejor lloraba.
Por la tarde nos dijo la profe, que no lloró nada. Que desde el agua la llamaba a gritos (nunca la había llamado) y que se lo pasó en grande.
Hasta aquí todo normal, como cualquier niño. Lo más gracioso es que casi al final de la clase la monitora llamó a la profesora y la dijo: "¡Mira, mira!"
¡La mocosa se había dormido DENTRO DEL AGUA!.
Si, si como lo estáis "oyendo", estaba metida en un churro cerrado, había apoyado la cabeza en el churro, había echado las piernecillas hacia atrás y de esa guisa se echó una cabezadita.
¡Lo que daría por haberla visto!
Como dice uno de mis alumnos: MI NIÑA ES UN "CRACH".

jueves, 5 de febrero de 2009

NUESTROS DESEOS; SUS SENTIMIENTOS (II)

Nos quedamos en el anterior post, en la fase más tranquila del proceso, en la que sabemos que nada va a ocurrir; y en esa en la que prefieres que nadie te pregunte. Pero claro, la gente se acuerda y empieza a impacientarse, y tu no te impacientas porque sabes que vas "en tiempo", aunque claro si constantemente te están preguntando...
Poco a poco el "final" se va acercando y los nervios empiezan a florecer, vuelve el silencio, porque tus seres queridos empiezan a verte sufrir. En nuestro caso nos preguntaban poco y a veces me gustaba pero había ocasiones en los que habría necesitado que alguien me escuchase (en ese momento aparecen los "compañeros de viaje" que son otro de los regalos de la Vida y uno de los lados bonitos de la adopción, pero que se merecen un post aparte; ¿verdad, Maica?).
Cuando por fin llega la asignación, y te ven llorar de alegría, gritar de entusiasmo y mirar una y otra vez la foto; es cuando empiezan a caer en la cuenta de que nuestros deseos son reales, de que queremos ser padres y que dariamos la vida por esa "cosilla" de la foto.
En nuestro caso el día del juicio la cosa se torció (ya lo contaré más despacio) y creo que nuestra familia, amigos, compañeros de trabajo... nunca nos habían visto tan mal.
Yo siempre digo, que el tiempo de sufrimiento hasta que pudimos viajar a por nuestra hija, ayudó a los de nuestro alrededor a ir dándose cuenta de que iban a ser abuelos, tíos, primos, amigos... con todas las de la ley.
Ahora, desde la distancia, me doy cuenta que, sobre todo para nuestros padres, es difícil sentir lo que nosotros sentimos. De repente rompemos los esquemas, y queremos que algo que nosotros hemos meditado durante mucho tiempo, ellos lo entiendan de buenas a primeras.
Creo que hay que ser pacientes, no podemos pretender que compartan con nosotros nuestros deseos, sentimientos, añoranzas... desde el principio. Cada cosa necesita su tiempo.
El momento en el que te bajas del avión, y allí están esperándote tus seres queridos, todo cae por su propio peso. Tu adopción, se hace su adopción y por fin comienzan a comprenderte y a sentir lo que tu querías que sintieran 2 años antes. Pero... ¡más vale tarde que nunca!
También hay que tener en cuenta que ellos también tienen sus miedos. Miedo a no estar a la altura, de no quererlo como al resto de los nietos, ...
En fin, que como ya dije en otro post anterior; la "aventura" comienza cuando llegas a casa y la adopción es cosa de todos.

martes, 3 de febrero de 2009

NUESTROS DESEOS; SUS SENTIMIENTOS (I)

Al hilo de una "charla cibernética" que acabo de tener con una compañera de fatigas en esto de la adopción; me gustaría hacer una reflexión sobre los sentimientos que produce a nuestro alrededor nuestro deseo de ser padres adoptivos.
A lo largo de todo el proceso te encuentras con diferentes reacciones de tus seres queridos. En el 99% de los casos esas reacciones no se corresponden con lo que a tí te gustaría.
Al principio cuando "avisas" que no te importaría tener un hijo adoptado todo el mundo se sonríe y le parece bien.
Claro, en su interior están pensando: "No se atreverán. En cuanto tengan los suyos, se les pasa la tontería".
El siguiente paso es la confirmación de que la "tontería" se puede hacer realidad. La cara de pasmados que se les queda es pa' foto. En ese momento, se hace el silencio, y segundo después viene el aluvión de preguntas: "Qué pasa, ¿qué no vienen?; ¿Estáis seguros?;...
Y por fin la pregunta del millón: "¿De dónde?"
¡¡Ay, madre!! Ahora viene la cara petrificada, anonadada: "Será de Etiopía"
Vuelve el silencio y la confirmación: "Entonces... va a ser negro???!!!!"
Hay queda la cosa.
Tras esto, se hace el silencio que dura muchos días. Porque claro, preguntas tienen a miles pero no se atreven a hacerlas.
Cuando el siguiente paso es explicarles el tiempo que tenemos por delante hasta que abracemos al/la peque, para ellos llega la tranquilidad; es más, yo diría que hasta el olvido.
Nadie te pregunta absolutamente nada. Tu te ilusionas cada vez que llevas un papel, cada vez que recibes una llamada, cada vez que conoces una familia...; pero al contrario que en el embarazo biológico donde las abuelas se pelean por ir a las ecografías; aquí estás solo.
Los nervios de los días previos a las entrevistas para el CI no los entienden, cuando te dan el CI positivo a tí te gustaría poder gritarlo a los cuatro vientos. Cuando se lo explicas a la gente, te dicen: "A ver, si sois muy majos". (Yo he de decir, que hubo una persona que nos dio el abrazo y la enhorabuena)
En la espera que comienza tras el CI, es cuando a tí te gustaría olvidarte del tema para que el tiempo pase rápido, y es entonces cuando las madres, las suegras, los cuñados... comienzan a preguntar; y tú entonces solo puedes decir: "No sabemos nada".

domingo, 1 de febrero de 2009

¡ENHORABUENA ALICIA!

Este fin de semana hemos estado de boda en Jaén.
Ha sido la boda de una compañera de trabajo, bueno, algo más que una compañera. Yo creo que a día de hoy podemos hablar de amistad.
Iba guapísima, estaba feliz y tranquila; también emocionada. El novio también estaba de capricho y se le veía feliz.
Desde aquí quiero desearles una vida en común llena de muchísisisisisisimas cosas "bonicas".
La Vida nos da regalos cuando menos lo esperamos, solo hay que tener los ojos bien abiertos para no dejar que vuelen. En mi caso me tenía preparada una gran sorpresa. El destino me deparó un lugar nuevo de trabajo donde me esperaban unas cuantas chicas que han sido muy importantes para mí en estos últimos tres años.
He salido de fiesta, he vivido cositas que se me quedaron en el tintero,nos hemos reído mucho, me han acompañado en mi proceso de adopción, y hoy por hoy han pasado de compañeras de trabajo a amigas.
Este finde hemos vivido juntas la boda de Alicia. Ha sido emocionante.
Un beso mu' fuerte para todas.