Adoptando...

Lilypie - Personal pictureLilypie Waiting to Adopt tickers

martes, 7 de octubre de 2014

DIOS PROVEERÁ

Hoy tendría que estar en Walmara.
Hace unos meses, casi sin pensarlo, llevada por un impulso y la promesa de muy buena compañía de viaje, me saqué el billete a Etiopía. Me pedía una semana en el trabajo por asuntos propios y listo.
Como os podéis imaginar estoy aquí, por muy buenas razones, por supuesto.
Cuando esperábamos a Míheret, los últimos meses fueron desesperantes, el primer juicio no celebrado nos puso al borde de la "locura"... llegó un momento en que nos dejamos llevar, no podíamos hacer nada más... Así lo hicimos. Después entendimos muchas cosas.
Cuando decidimos tener un segundo hijo,quisimos que fuese biológico, para que el tercero fuese adoptado. No llegó. Nos sometimos a tratamientos que fueron duros, muy duros. Tampoco llegó. De nuevo nos dejamos llevar... Comenzamos con mucha ilusión y con tranquilidad la nueva adopción...
Se presentó la oportunidad de viajar a Walmara. El puzzle se recompuso. Fue el viaje de mi vida, en un momento que me hacía más falta de la que era consciente. Supe con certeza que si el hijo biológico hubiese llegado, no habría hecho ese viaje, o al menos con quien lo hice y cómo lo hice. Hubiese sido una gran pérdida para mi crecimiento como persona.
Poco a poco, con la tranquilidad que da el tiempo, había admitido que quizá mi familia estaba completa. La adopción estaba complicada, pero no había estridencia, ni nervios; simplemente "dejarse llevar"... seguro que el tiempo nos traería la respuesta....
Y así, sin pensarlo, cuando todo estaba "ordenado" en nuestra vida... llega el embarazo. Del mismo modo, silencioso, sin agobios...
Cada vez lo tengo más claro. No merece la pena perder tanta fuerza y tanta energía en ir contracorriente.
Una persona muy importante en mi niñez y juventud, tiene una frase que cada vez tiene más sentido para mí: "DIOS PROVEERÁ".
Así con mayúsculas. Con serenidad, sin intentar lo imposible, lo que no quiere decir que no haya que luchar, por supuesto; pero disfrutando del momento, sin preocuparse (o al menos lo menos posible) por lo que no podemos controlar..
Dios proveerá...
... en el ere que se aproxima
... en la llegada al mundo de la nueva pequeña
... en la paralización del expediente de adopción
... en un futuro viaje a Etiopía
Es mí nueva, nuestra nueva filosofía de familia. Por ahora nos da resultado.