Adoptando...

Lilypie - Personal pictureLilypie Waiting to Adopt tickers

viernes, 20 de agosto de 2010

TEATRO SOLIDARIO ABAY


Os invito a todos a un nuevo evento de ABay en Madrid.

Será el próximo 18 de septiembre a las 18.30 en el Teatro Jaime Salom de Parla.

La compañía de teatro Caricato representará para nosotros la obra Familia, si queréis saber algo más de la compañía podéis visitar su página web: http://www.caricato.es/.

El precio es de 8€ y los niños menores de 12 años gratis.

Además de la obra de teatro, tendremos una pequeña exposición de fotos donde podréis conocer los proyectos de Abay, habrá stan de Abay donde comprar café, productos etiopes, lotería de Navidad...; y además para los niños habrá actividades mientras que los papás y las mamás se relajan viendo la obra de teatro.

No tenéis excusa para faltar.

Los que queráis reservar la entrada podéis hacerlo en el mail: eventosabaymadrid@gmail.com y para aquellos que no podáis venir y queráis ayudar tenemos
Fila 0, donde también podéis ingresar el dinero de las entradas, ya que el día del teatro será más lío.
FILA 0: 2100 - 2251 - 82 - 0100630781
Os espero a todos y os invito a que publicitéis el evento.
MUCHAS GRACIAS.

martes, 17 de agosto de 2010

A DORMIR

La semana pasada dimos un paso más en esto de hacerse mayor de mi chica.
Ya se acuesta ella solita, eso sí, después de pedir agua varias veces, besos otras cuantas y caricias a través de dolores variados por su cuerpo, otras cuantas.
Cuando recogimos a Míheret era una nena muy "buena". Allí donde la ponías se quedaba tan agustito, e incluso por la noche la metías en la cuna y a dormir.
Sin embargo, cuando llevábamos en casa unas semanas, empezó a llorar desconsoladamente cuando la metías en la cuna.
Había que cogerla y ella se agarraba con las dos manos a tu ropa de una manera angustiosa. Quizá alguno podáis pensar aquello de que los niños son "muy listos"; sin embargo, en nuestro caso, nosotros notábamos que esa manera de agarrarse era algo más. Daba la sensación de que se estaba aferrando a su nueva vida, de que de alguna manera ella era consciente de su nueva situación, y cuando sus manitas de bebé se agarraban a tí, te estaba diciendo muchas cosas. Se encogía el alma al darte cuenta que ella era consciente de su nueva vida y que en los momentos de dormir, cuando incluso a los mayores nos acechan nuestros miedos; ella necesitaba reafirmar que estábamos ahí, que no la íbamos a abandonar.
Poco a poco esto se fue convirtiendo en un hábito, tardaba muy poco en dormirse, pero siempre en brazos. Según fué creciendo, y cuando la pasamos a su cama lo de dormirla en brazos era casi imposible por su peso, así que se conformó con que te metieras con ella en la cama.
La verdad es que era un momento muy, muy especial. Cuando nos metiamos en la cama, ella me tocaba la cara y suspiraba; me decía que me quiere y decía satisfecha: "mi mamá".
Yo estoy convencida, que ella ha utilizado estos momentos de intimidad, de tranquilidad, de silencio... para afianzar el vínculo.
Al principio de dormir en la cama, empezó a levantarse con muchos miedos y se venía a nuestra cama. Había días que la "devolviamos" a la suya y muchos otros, después de pasearnos varias veces, simplemente se quedaba con nosotros.
Hace unos meses ella solita se dio cuenta que los tres en la cama no la dejábamos espacio suficiente para moverse, y ya no volvió. Cuando se despertaba te llamaba para que te fueses tu con ella.
La semana pasada, y viendo que en estos meses de verano está madurando un montón; le dije a su padre que debiamos ir pensando en ir acostándola sola, y el me dijo pues esta noche.
Hablamos con ella, la explicamos que ya tenía tres años y que sus amigas del parque de 3 años duermen solitas, y que ya era grande porque empezaba el cole de los mayores y debía dormirse solita. Papá y mamá la darían besos e irían a verla las veces que ella nos llamase. Su respuesta: "vale mamá".
Esa misma noche lo hicimos. Se metió en la cama con 3 muñecos, nos llamó varias veces para pedirmos besos y decirnos que nos quiere y sin más problema. No hubo lloros ni enfados.
Supongo que lo podríamos haber hecho antes, pero tengo la sensación de que ha sido en el momento adecuado. Habrá quien piense que nos ha manipulado y quizá lleve razón; pero nosotros hemos considerado que lo necesitaba y cuando lo ha dejado de necesitar no ha habido ningún problema.
En resumen: ESTOY ORGULLOSA DE MI CHICA