Adoptando...

Lilypie - Personal pictureLilypie Waiting to Adopt tickers

lunes, 28 de febrero de 2011

COMENTARIOS...

Hay qué joderse, lo que hay oir a veces!!!
Este fin de semana hemos estado de despedida con bastante gente a la que no conociamos, aunque lo hemos pasado fenomenal.

En un momento de la cena contando distintas anécdotas que le había pasado a la gente, uno de los presentes, hablando sobre una radiografía que le tuvieron que hacer, va y dice:

"Buf, cuando yo entré salía un negro, y claro menudo olor a negro echaba la almohada"

Me quedé completamente parada, me tapé la cara y miré a mi hermano de reojo que resoplaba, y callé.
Callé porque no quería liarla la primera vez que me sentaba a la mesa con 20 personas que no conocía, me callé porque no quería aguar la fiesta a mi hermano y mi cuñada, me callé... y las palabras se me agarraron al estómago.

La verdad es que el otro día hablando del tema con otras mamás de nenes etiopes, contamos "anécdotas" de este tipo, y yo parecía haber salido airosa las veces que me había tocado; pero esta vez al no explotar, se me ha quedado dentro.

Me jode pensar que mi hija se cruzará con GILIPOLLAS de este calibre, analfabetos de la vida, ignorantes con mala idea, que podrán hacerla sufrir; y pensar en ello me pone mal cuerpo, me duele, me fastidia y sobre todo me entristece.
¿Cómo se puede pensar, en pleno siglo XXI que los negros huelen mal? ¿Pero cómo se puede ser tan imbecil?
¿No se dará cuenta, que el "negro" que huela mal se le pasará en cuanto se lave; y sin embargo él será tonto del culo durante toda su vida?

UFFFF, está vez me han hecho daño; y prometo ante todos vosotros, que será la última vez que calle, caiga quien caiga...
Se que no puedo ir educando al personal; pero tampoco voy a consentir que nadie, absolutamente nadie, delante de mí haga este tipo de comentarios.
Seguro que el muy estúpido cuando dentro de un mes me vea con mi hija NEGRA ni siquiera será consciente del comentario que hizo; pero ¡ay amigo, como se le ocurra hacer otro!

jueves, 17 de febrero de 2011

CERRAR LOS OJOS

La verdad es que Míheret está en un momento que te partes de risa con ella.
Hoy termina de cenar y se echa en el sofá a ver dibujos. Cuando lleva un rato me dice:

- Mamá, puedo selar lo ojos
- Sí, cariño -le digo yo.
- Vale mami. Sero lo ojos y solo oigo.

Y va la tía y se da la vuelta en el sofá y medio minuto después estaba dormida.
Nunca, jamás te va a decir que quiere dormir, pero ella sola se autoengaña.

jueves, 10 de febrero de 2011

BLANCO Y NEGRO

El otro día Míheret miraba fotos de los yayos, y yo le explicaba que los yayos eran mis papás. Ella rápidamente hizo sus "cálculos" y dijo (no así de claro, porque habla regular, jejeje):
"Mamá, la yaya es blanca y tu blanca; ¿por qué yo negra y tu blanca?".

Hoy lo comenté en el colegio y la gente se ha sorprendido de la pregunta y evidentemente flipan con la respuesta:
"Pues porque mamá nació de la tripa de la yaya y soy blanca; y tu naciste de la tripa de la mamá de Etiopía y eres negra como ella"

El día que me lo preguntó me sorprendió, pero no tanto por lo que la respuesta trae consigo, sino por cómo ella hizo la relación familia-color.
Hoy con la sorpresa de mis compañeros, he sido más consciente de la importancia de la pregunta.

Siento que mi hija va teniendo inquietudes, pero a día de hoy me siento tranquila, creo que estamos afrontando bien el tema.
Hablamos muchas veces de cómo llegó de Etiopía, y sobre todo que llegó a nosotros habiendo nacido de otra tripa que no es la mía, va creciendo compartiendo ratitos con otros niños adoptados, con otros niños negros de padres blancos...
Ella no entiende la implicación de todo esto, pero si va sintiendo la diferencia; y a día de hoy lo importante, o a mí me lo parece; es que sepamos dar respuestas adecuadas a su edad que la tranquilicen y sobre todo la den libertad en el futuro para preguntar todo lo que necesite saber.

Solo queda pedir a Dios, claridad de mente para responder con el amor que esto necesita.
Ójala que según pase el tiempo, sea tan facil resolver sus dudas, y no solo sobre sus orígenes, sobre su llegada a nuestras vidas, sino de todas y cada una de las dificultades a las que se va a ir enfrentando.
Ójala que siempre sepa que estaremos para lo que haga falta...