Adoptando...

Lilypie - Personal pictureLilypie Waiting to Adopt tickers

viernes, 30 de diciembre de 2011

FIN DE AÑO

Recuerdo el fin de año del 2007, con nostalgia.
La foto de una niña preciosa presidía el mueble de la abuela. El papi y yo la mirábamos de reojo, sabiendo que serían las últimas uvas sin ella. No imaginábamos que aún nos quedaban muchas lágrimas que derramar para poder abrazarla; pero 15 días después de ver su cara por primera vez, aún nos duraba el subidón de la asignación.
Esa noche, después de muchos años sin hacerlo; salimos de bares con amigos a celebrar el año nuevo, nos despediamos de nuestra "soltería".
El fin de año del 2008, fue especial. Comí las uvas con mi muñeca en el regazo, y recuerdo perfectamente que al terminar lloraba como una tonta. No me podía creer aún la suerte que teniamos. Comenzaba el 2009 y sería el primer año completo que viviriamos con nuestra hija.
Después vendría el fin de año del 2009, la primera Nochevieja en casa con mi familia. También fue especial, estaba ELLA.
El 2010, se terminó con un sueño que no conseguimos que se cumpliera y pensando que el 2011 nos lo traería. No pudo ser.
Y ya, en un abrir y cerrar de ojos; volvemos a estar a punto de cerrar otro año. Esta vez también será especial. Cenaremos en casa, rodeados de la familia del papi, con muchos niños revoloteando, que son la salsa de la vida; y sobre todo con la ilusión puesta en un nuevo sueño.
Sabemos que no se va a cumplir en el año que empieza, y seguramente tampoco en el próximo; pero al menos el 2012, será el año en el que comencemos a andar rumbo a nuestro SUEÑO.
Solo diré que este SUEÑO por cumplir, quizá me "obligue" a cambiar el nombre al blog ;)))
Por cierto,











jueves, 22 de diciembre de 2011

REFLEXIONES SOBRE POST ANTERIOR

Al hilo de los comentarios que he recibido en el anterior post, me he puesto a reflexionar...
Es cierto que la niña en casa no oye comentarios despectivos hacia nadie, y algunas de vosotras señalabais al cole como fuente de "ideas". Cierto, el cole les abre "la mente" que da gusto.
Pero en este caso, creo que no van por ahí los tiros. En le cole dudo mucho que lo haya oído, lo primero porque son pequeños, y además, porque ella es la "más diferente" de su grupo. Hay un niño sudamericano pero nunca ha dicho ningún comentario de él, además la profe me lo habría contado.
Reflexionando sobre su comentario de ayer, creo que salió de ella.
Simplemento hubo algo que no le gustó. Lo diferente nos extraña, y una niña de su edad, no sabe expresarlo (algunos mayores tampoco) y simplemente dijo que no le gustaba.
Además, ella aunque se sabe diferente (o al menos se intuye), cree que su diferencia es "normal" y por lo tanto tiene que gustar, no sé si me explico.
En el fondo, lo diferente, lo que se sale de la norma, a todos, en algún momento, nos hace volver la cabeza para mirar, nos hace dudar...
Lo de ayer, simplemente, ha hecho que me de cuenta que los comentarios despectivos pueden ir en cualquier dirección, y que a mi hija no solo tendré que enseñarla a recibirlos sino también a no hacerlos y lo que es más importante, a no sentirlos.

miércoles, 21 de diciembre de 2011

NO ME GUSTA ESE COLOR CARNE

Esta mediodía al bajar del coche, han pasado por nuestro lado un hombre y su hijo. Los dos iban hablando en árabe, supongo que serían marroquíes, aunque la verdad es que no me he fijado.
Míheret se ha vuelto y me ha dicho:
"Mamá, hablan raro"
Yo le he explicado que no era raro, que era otro idioma.
Y tenemos la siguiente conversación
Miheret: "No me gusta el color carne".
Yo: "¿Qué color carne no te gusta?
Míheret: Tu color carne me gusta, yo me gusta. Su color carne no me gusta (refiriendose al padre y al hijo).
Yo: "Míheret eso no puede ser. Todos los color carne nos tienen que gustar"
Míheret: "Pues a mí ese no me gusta"
Yo: Pues Míheret, eso no se dice; porque, ¿a tí te gustaría que alguien dijese que no le gustan los negros, como tú?
Míheret: "Si dicen eso, yo no les escucho".

Ahí queda eso.
Me ha dejado un poco planchada, porque la conversación ha seguido y las respuestas eran siempre las mismas.
Os puedo asegurar que en casa no hay ningún comentario despectivo hacia nadie.
Lo único positivo que puedo verle a esto, es que ella ha decidido que si alguien se mete con su color, pues "no va a escuchar".
Lo que también está claro, que a veces los niños no repiten lo que ven en casa, se bastan ellos solitos para ser "hirientes".
Habrá que seguir trabajando.

viernes, 16 de diciembre de 2011

MERCADILLO ABAY


Si este fin de semana no tenéis planes os espero en el mercadillo que Abay organiza en Madrid.
Habrá productos traídos de Etiopía, calendarios de Abay, será la última oportunidad para comprar lotería, ...
Seguro que encontráis algo para los regalitos de la Navidad.
Además el domingo contaremos con la ceremonia del café, ¡ummmm! solo de pensarlo se me hace la boca agua.
Yo estaré por allí, así que os espero. ¡PASO LISTA!

miércoles, 14 de diciembre de 2011

LA PRIMERA FOTO

Hoy hace 4 años. Es uno de los tantos aniversarios que hay en esto de la adopción.
A estas horas estábamos locos con nuestra foto. Teniamos un par de ellas. Las fotocopiamos en todos los tamaños, las plastificamos y pasaron a presidir las navidades en nuestra casa y en las casas de los abuelos.
Después de estar "los primeros" desde finales de julio, y con el parón del verano por medio; llegar al 14 de diciembre sin la asignación fue durísimo.
Hubo muchas lágrimas en la espera, mucha ansiedad, mucha tristeza cuando caía la noche y esperanza cuando llegaba un nuevo día que podía venir cargado con la gran llamada.
Al final el 14 de diciembre a media mañana, por fin, vimos la foto de nuestra hija.
Parece imposible que una foto te atrape de esa manera, que te la aprendas de memoria, que solo una foto te "haga padre-madre"...
Es un momento indescriptible, el primero de muchos otros que vendrían después.

martes, 13 de diciembre de 2011

VISITA AL OTORRINO

El punto débil de mi hija son los mocos.
Si los mocos van pa'bajo, se pone mala con bronquitis; y si van pa'rriba pues se pone mala con otitis.
Desde septiembre ha tenido dos otitis, así que en la última, la pediatra la mandó al otorrino. Hoy hemos ido.
Cuando le ha tenido que mirar los oídos, sin problema; pero... mirarle la garganta es otra cosa.
La cría en cuanto le dicen que abra la boca empieza a decir: "con palo no, con palo no...". La doctora le ha dicho que no iba a utilizar el "palo" pero cuando estaba con la boca abierta la ha engañado y le ha metido el "palo".
¡Ay amiga!, no conoce el genio etiope. La niña ha cerrado la boca y hasta ahora (bueno, miento; la ha abierto al llegar a casa para comer, que hay cosas que son sagradas).
He intentado convercerla por las buenas, por las malas, con amenazas, con los Reyes Magos...; nada de nada.
Y ahora me río, pero allí, la furia me quemaba por dentro. Entendedme, de esas veces que en tu cara está la sonrisa pero por dentro estás pensando: "Ay, Míheret, si estuviésemos en casa las dos solitas te comía enterita"
Hemos salido para esperar a que le hiciesen una audiometría, y hemos vuelto a entrar. En la sala de espera hemos estado ensayando cómo se abría la boca, haciendo que mi dedo era un "palo" ... y hemos vuelto a pasar. Se ha sentado, y el miedo la ha podido. ¡IMPOSIBLE!
Nos hemos vuelto a casa sin enseñar la garganta.
Ya en el coche va y me dice:
"Mamá, perdón"
Y yo le digo: hija, estás perdonada pero los reyes...
No me ha dejado terminar: "¡mamá...!, ¡si no estaban mirando!...
En fin, para comértela.
Por cierto, los oídos bien, gracias.

lunes, 12 de diciembre de 2011

RECORDANDO

El otro día en un ataque de nostalgia estuve leyendo las entradas del principio.
¡Cuántas cosas han pasado en estos años!, ¡qué rápido ha pasado el tiempo!
La verdad es que me encantó leer cosillas, pero también me entristeció un poco porque había cosas que conté en su momento y ya no me acordaba. Sobre todo cosas relacionadas con Míheret.
¡Qué pena!.
Supongo que está bien el ir "olvidando" cosillas, para poder disfrutar del presente y seguir acumulando "aventuras"; pero podiamos tener un botoncillo al que darle y que nuestros buenos recuerdos, los que nosotros quisiésemos guardar; volviésemos a verlos como en una película.
A falta del botón, pues tenemos el blog, no está mal.
A ver si esto me anima y vuelvo a coger ritmo de escritura.