Adoptando...

Lilypie - Personal pictureLilypie Waiting to Adopt tickers

sábado, 22 de diciembre de 2012

¡FELIZ NAVIDAD!

Como ya es clásico en mi blog, os quiero desear feliz Navidad con mi mayor tesoro.
MI HIJA.
Espero que todos paséis unos días bonitos, sin grandes estridencias pero con mucho amor a vuestro alrededor, que es lo que de verdad nos alimenta.

Click to play this Smilebox collage
Create your own collage - Powered by Smilebox
Picture collage made with Smilebox

jueves, 20 de diciembre de 2012

MAMÁ ORGULLOSA

No soy mucho de presumir de hija, o más bien lo que me pasa es que soy realista; cuando algo no va bien pues lo reconozco.
Pero últimamente, no puedo dejar de gritar a los cuatro vientos (eso sí, cruzando los dedos); que estoy orgullosa de mi hija.
Tras un verano difícil llegó la calma.
Está obediente, con muchísimas menos rabietas, por no decir ninguna; tranquila, relajada... como si hubiese madurado.
El martes fui a verla al baile. Nos hicieron una "demostración" de lo que hacen durante las clases. y ¿por qué no decirlo? Pues fue de las mejores.
Es un gusto, ver su porte etiope, su espalda recta. Y es supergracioso verla mover las manos y taconear.
¿Qué os voy a decir? Pues que se me cayó la baba.
Hoy ha traído las notas. Todo conseguido, excepto el concepto "óvalo" y uno de los ítems de inglés que está en proceso.
Si además la nota de la profesora es:
"Todo bien, está de maravilla. Es un tesoro, estupenda"
... pues que necesito el pañuelo para no babear.
Hasta en la piscina, que es su talón de aquiles, va mejorando. Ayer se hizo un montón de largos sin churro y sin nada. A su manera, con la cabecilla cual tortuguita; pero con tesón, con ahínco, con esfuerzo, lo  consiguió.
Así que entramos en la Navidad, con el orgullo de madre por las nubes. Cada vez que la miro me embobo, estoy completamente enamorada de ella.

viernes, 14 de diciembre de 2012

¿QUÉ ES UN HIJO?

La última vez que mi hija tuvo fiebre fue en junio de 2011. Lo recuerdo perfectamente, porque fue una semana horrible, con picos de fiebre cada dos horas, que no podíamos bajar.

Pues después de año y medio, esta noche vuelve a acostarse con fiebre.
No tendría nada de especial, si yo mañana no tuviese previsto una despedida-quedada con mis amigas a la que me apetece un montón ir, y para la que me llevo preparando un mes.

El año pasado por estas fechas, dejé todo organizado para comer y salir con mis compis del cole. Al terminar de comer tenía 20 llamadas de mi madre, para decirme que tenía que llevar a la niña al médico con urgencia porque parecía que tenía laringitis y se ahogaba al toser; fin de la fiesta.

¿Qué es un hijo? Pues entre otras muchas cosas; un ser que tiene el don de la oportunidad...


domingo, 9 de diciembre de 2012

ESTE PUENTE...

Hace 5 años, este puente de la Constitución/Inmaculada, lo viví con los nervios en el estómago y la cabeza a punto de explotar de tanta ansiedad y nervios contenida.
Unos días antes, y después de unas de mis "crisis" nocturnas por la espera, Javier se atrevió a llamar  a la Ecai por su cuenta y habló con Carmen.
Le contó que lo estaba pasando fatal, que la espera ya era insoportable, que si sabían algo, por favor, nos lo dijeran.
A mediodía me llamó Carmen. Me volvió a repetir las mismas palabras de siempre. Que tuviese paciencia, que la asignación estaba a punto de llegar, que estaban llegando con los papeles muy incompletos...; pero esta vez puso fecha. Me preguntó que si podía aguantar hasta después del puente.
Puso luz en el horizonte. Entre líneas leí que mi asignación estaba ahí. Ella conocía a quien podría ser mi futur@ hij@.
Yo confiaba en ellas. No quería tensar la cuerda. Tampoco era plan, de que nos dieran una asignación que luego no pudiera ser. Dije que sí, que aguantaría.
El puente lo pasamos en el pueblo. Con mis padres.
Recuerdo que no dijimos nada. Llevábamos unos meses que no hablábamos del tema con nadie. Solo nosotros dos y las llamadas teléfonicas nocturnas a unos amigos que estaban en nuestra situación. Pero a ellos hacía 15 días que les habían asignado.
Por fin se terminó. ¡Qué ganas de que llegara el lunes!
Pasó el puente. Pasó el lunes, el martes, ... y ya el jueves no pude aguantar más.
Había fantaseado 1000 veces con LA LLAMADA. Lo que nunca pude imaginar es que no me llamarían. Que sería yo la que iba a llamar.
Me cogió el teléfono Elena, me volvió a repetir lo de la paciencia; y yo le dije lo que me había dicho Carmen. Que después del puente, pero que ya era jueves y nos íbamos al fin de semana de nuevo sin noticias. Me la pasó al teléfono.
Yo esperaba más palabras de paciencia. No podía imaginar lo que me dijo
"Venga veniros mañana. Tenemos para vosotros la asignación de una niña. No solemos dar asignaciones sin la aprobación de la comunidad pero está completa, no la van a hechar a atrás y os lo merecéis"
Iba por la calle, me puse a gritar, a llorar... y comenzaron las llamadas a mi marido, mi madre, mis hermanos, mis cuñados... POR FIN.
Este año también el puente ha sido de espera, una espera mucho menos tensa, pero también con ganas que pase, para llamar a la comunidad a ver si por fin nuestro expediente para Burundi lo han enviado a la Ecai.
Sí, porque aunque parezca increíble, aún no lo tenemos en la Ecai. La lentitud es pasmosa, y si añadimos el envío de cartas donde no corresponde, el necesitar duplicados y no decírnoslo...En fin, que hemos tenido que hacer un seguimiento exhaustivo del expediente y aún así todavía no hemos avanzado.
Espero que como en la ocasión anterior, la semana que mañana comienza nos traiga noticias.