Adoptando...

Lilypie - Personal pictureLilypie Waiting to Adopt tickers

lunes, 28 de julio de 2014

7 AÑAZOS

No sé si lo leí, o lo hablé con alguna mamá adoptiva; las fechas cercanas a los cumples son complicadas para nuestros hijos.
En nuestro caso los últimos años ha sido así. No sabemos si porque ha coincidido con las vacaciones de verano y las pérdidas de rutina, si porque ha tocado o por qué, pero el caso es que en los últimos años, los días alrededor del cumpleaños de la "princesa" han sido horribles.
Tiras y aflojas, luchas de "poder", rabietas, enfados.... han sido la tónica de los últimos veranos.
Pero este, ha sido diferente.
El sábado cumplió 7 añazos, y este año, por fin, lo ha disfrutado. Ha disfrutado con los preparativos, contando los días que faltaban, decidiendo a quien invitar, hablando de las invitaciones, de la tarta, preparando la mesa la tarde del cumple... y sobre todo ha disfrutado de "su gran día".
Ha sabido apreciar los regalos, pese a que la mayoría era ropa; ha cogido el teléfono a todo el mundo que le ha llamado, le ha hecho ilusión contestar a los "wasap", ha disfrutado cada vez que llamaban al timbre y venía un nuevo invitado...
Y nosotros, los padres "babeantes" hemos disfrutado con ella.
Se hace mayor y va madurando y con ello va aprendiendo a disfrutar de las pequeñas cositas.
Quizá esté en un momento tranquilo, sin grandes "preguntas" que le acechen, y eso hace que esté más centrada.
No hay que bajar la guardia porque en cualquier momento aparecerán de nuevo los fantasmas, y además en los próximos meses se avecinan novedades que prometen "movimiento", pero por ahora disfrutaremos de lo que nos toca.

miércoles, 16 de julio de 2014

Según pasa el tiempo y con mi hija a punto de cumplir 7 añazos, me doy cuento de lo difícil que es ser padre. Lo difícil que es hacer coincidir la educación que nos gustaría, con la que realmente somos capaces de llevar a cabo. 
Muchas veces soy consciente de que quizá estemos mimando demasiado a la cría, que es demasiado infantil para la edad que tiene, que debería hacer muchas más cosas de manera autónoma de las que hace... Sí, soy plenamente consciente de que hay cosas que quizá haya que cambiar.
Pero hoy, en el super, me encontré con una vecina. Tiene una hija un año menor que Míheret. Me contaba que aún dormía porque anoche se acostaron a las doce y cuando se levantó al baño a las 3 de la madrugada vio la habitación de la cría cerrada.
La abrió y la niña estaba viendo la tele con el volumen bajito.
Esta conversación me ha hecho reflexionar...
Mi hija si no puede dormirse por la noche o si se despierta o si necesita ir al baño, nos llama; en su habitación no hay tele, y no creo que la tenga en un breve espacio de tiempo (aunque como todos sabemos nunca se puede decir de este agua no beberé) y por supuesto nunca cerraría la puerta de su habitación porque le puede el miedo...
¿Tan mal lo hemos hecho? Pues no lo sé, y aún estando seguro que hay cosas que deben ir cambiando y madurando... si me dan a elegir prefiero mi situación a la otra.
Quiero una niña de 6 que piense como una de 6 o menos, a una preadolescente en miniatura. Tiene todo el tiempo del mundo para salir del cascarón...
Quizá me equivoque y simplemente no la estamos dejando crecer... ¿Quién sabe? 
Ójala los padres tuviésemos una varita mágica para saber...