Adoptando...

Lilypie - Personal pictureLilypie Waiting to Adopt tickers

domingo, 27 de mayo de 2012

PRIMER DESPRECIO

Acabo de leer este artículo de Pérez Reverte, y me ha encantado.
Yo confio en que se cumplan sus palabras, pero no va a ser tarea fácil.
Ayer mismo, un niño de 4 años no quiso darle a mi hija un beso porque era negra. Habían jugado toda la tarde, pero a la hora de despedirse le soltó la "perlita"; vamos que lo dijo tal cual.
Yo no estaba, me lo contaron.
Me he quedado sin palabras, con el corazón en un puño desde ayer.
 Me dí de bruces con la realidad. Hasta ahora no nos había pasado, tan directo, tan de frente.
Ella, parece ser, que se quedó seria; pero hoy he hablado con ella, y aunque me ha contado que el niño no la quiso dar un beso, no me ha dicho nada del por qué.
No se si no se dió cuenta realmente, o ha preferido obviarlo.
¿Qué deciros? Nada. Me quedé muy triste.
Esto me servirá  para darme cuenta que tengo que dotar a mi hija de herramientas, de estrategias y sobre todo educarla para que tenga una buena autoestima, porque esta es la primera, de las muchas "bofetadas" que la va a dar la vida.


lunes, 21 de mayo de 2012

EL SUEÑO

Cuando conocimos a Míheret, se dormía sola. Donde la dejases se quedaba sin protestar, y claro si tocaba dormirse, pues se dormía y se acabó.
A los pocos meses de estar juntos, cuando llegaba la hora de acostarse y la echabas en la cuna comenzaba a llorar desconsolada.
Había que cogerla en brazos; se agarraba a la camiseta desesperada, y solo al cabo de un ratito lograba irse relajando y dormirse. La echabas en la cuna y seguía dormida. Si a lo largo de la noche se despertaba había que comenzar de nuevo.
La niña fue creciendo, y poco a poco la desesperación fue pasando; pero siempre a la hora de dormirse nos necesitaba junto a ella.
A lo largo de la noche, los paseos a nuestra habitación eran continuos, no todas las noches; pero si muchas.
Unas veces, se quedaba con nosotros, otras la acompañábamos a su habitación...
Poco a poco, los "paseos nocturnos" se fueron espaciando, y desde hace más o menos un año, si nos necesita en mitad de la noche nos llama desde su habitación.
Sin embargo, lo de dormirse sola no lo hemos conseguido.
Lo hemos intentado varias veces, con éxito durante unos días, pero al final no lo aguanta.
La última vez ha sido hace unas semanas.
Cuando comenzamos las entrevistas para la idoneidad, la psicóloga nos dijo que sería bueno ir intentándolo, porque cuando viniese el herman@ tendriamos menos "tiempo" para ella, y así no asociaría lo de dormir sola a la llegada del herman@.
Pues así lo hicimos. Hicimos una tabla para dibujar caritas contentas con premio incluído. Y lo consiguió.
Nos acostábamos las dos juntas, leiamos un cuento, rezábamos, mandábamos besos al abuelo y ya se iba relajando y se quedaba solita. Es cierto que no muy contenta, con la luz encendida y haciendo un gran esfuerzo, pero se dormía.
Sin embargo, llevo una semana más o menos, que la veo rara. Un poco retadora (aunque ya lo ha hecho otras veces), nerviosa e incluso un poco triste. Hasta en el colegio me lo han dicho.
Y el pasado miércoles explotó. Cuando llegó la hora de quedarse sola en la cama, no lo pudo soportar. Se puso a llorar como una magdalena. No quería que me fuese. Solo quería que me quedara un poquito mientras que ella "cerraba los ojos".
Y así lo hice. No pude soportar la manera en la que me lo pedía. Volvemos a irnos juntas a su cama. Tarda menos de dos minutos en quedarse dormida. Y yo me levanto y hasta el día siguiente no suele moverse.
En algunos momentos pienso que lo que fue una necesidad se ha convertido en un "vicio". Sin embargo, creo que no. Ella NECESITA ese momento, el no sentirse sola en el paso de la vigilia al sueño, el saber que estamos ahí, acompañándola.
Cuando hablamos sobre el tema, de que dirían sus amigas. Ella lo tiene claro. A sus amigas y a su profe no se le cuenta el tema. Le da vergüenza. Sabe que "debería" ser de otra manera, pero no lo puedo controlar, y sinceramente, por ahora, daremos "un paso atrás" y la acompañaremos a dormir.
Lo necesita así, la hace sentirse segura y como padres es nuestra obligación darle confianza, solo así podrá madurar cuando tenga que hacerlo.
Así que la pregunta de si hay problemas de sueño, pues en nuestro caso, puedo decir rotúndamente que SÍ.
Mucha gente me pregunta que cómo en la guardería se dormía sola. La respuesta es sencilla. Cuando se dormía en la guardería, o cuando se fue a la granja dos días, no estaba sola. La habitación estaba llena de gente.

jueves, 10 de mayo de 2012

PREGUNTAS Y RESPUESTAS

En el blog Denserendando el hilo rojo Silvia plantea mil preguntas a las que somos "veteranas".
Es cierto que da pena cuando sigues un blog en la espera, y se termina cuando llega el peque. Te quedas como a medias, esperando la segunda parte...
Además las dudas de la espera las tenemos todas igual, pero las respuestas a las preguntas que nos hacemos durante la espera; solo llegan después, cuando la realidad de nuestros hijos nos voltea como un sunami.
En mi caso, el blog se hizo a posteriori, aunque yo si que he ido contando cómo fue la espera, la asignación, el viaje, el encuentro, muchas cosas que nos van pasando en nuestro día a día... ; pero me han encantado las preguntas que lanza Silvia en su blog. Me las apunto, porque entre otras cosas me permitirá una buena temporada tener el blog activo contestándolas. Algunas quizá ya las haya contado, pero da igual, me repito ;-)
Desde luego mi blog no es tan objetivo como otros, se basa solo y únicamente en mi vida, mi experiencia, mis sentimientos, mis locuras, mis subidas, mis bajadas... así que las respuestas podrán no gustar a todo el mundo o incluso a nadie; podrán no valer para nada o abrir debate; da igual serán las mías y espero que os ayuden a los que estáis (o estamos, que yo ahora estoy en los dos grupos, jejeje) esperando.
Vamos con la primera:
¿QUÉ PASA CUANDO LLEGA A CASA?
Pasa que por fin se cierra un ciclo, y te das cuenta que lo que hasta ahora te había parecido duro, eran tonterías, ahora comienza lo bueno.
No solo por el cansancio, la falta de sueño o el desorden en la casa; a todo esto hay que añadir un sentimiento extraño, algo que no se bien cómo explicar.
Es la sensación, de que ya nunca sentirás tranquilidad, como una losa que te recuerda que en tus manos han puesto algo "muy grande", o más bien muy pequeño que tienes que sacar adelante. Algo que te ha hecho vulnerable al 100% y por quien "sufrirás" toda tu vida.
Es sentir el AMOR con mayúsculas, todo lo que hasta ese momento habías sentido no tiene nada que ver (y esto no es inmediato, pero eso será en otra entrada).
Es estar deseando que llegue la noche y se acueste después de un día duro, y a la vez desear que llegue mañana para volver a verle sonreir.
Son tantas cosas...

Poco a poco iremos tocando las otras preguntas, que seguro que nos llevarán a hablar de muchas otras...


domingo, 6 de mayo de 2012

UN PRÉSTAMO

“Hijo es un ser que nos prestaron para un curso intensivo de como amar a alguien más que a nosotros mismos, de cómo cambiar nuestros peores defectos para darles los mejores ejemplos y de nosotros aprender a tener coraje.
Ser padre o madre es el mayor acto de coraje que alguien puede tener, porque es exponerse a todo tipo de dolor, principalmente el de la incertidumbre de estar actuando correctame
nte y del miedo de perder algo tan amado. ¿Perder? ¿cómo? No es nuestro, ¿recuerdan? Fue apenas un préstamo”….
Cierto, pero es un préstamo que llega a convertirse en el don más preciado que jamás llegamos a tener en el efímero tiempo que dure el empréstito. Un préstamo por el que damos la vida, sabiendo que hay que devolverlo.

Un préstamo sin intereses, pero cuyo cuidado lleva implícito el más alto sacrificio y la defensa mas sólida! Cuida tu préstamo, muchos lo querrán, otros lo odiarán, pero para ti no tiene precio
”.
 
Hoy encontré este texto en internet, decía que de Saramago, la verdad es que no lo he verificado, pero para el caso es lo mismo.
Me encanta, lo comparto al 100%.
Es durísimo darse cuenta que un hijo es solo eso, un préstamo que nos regala la VIDA; y que nadie piense que lo del "préstamo" es exlusivo de los padres adoptivos, no, no; también de los biológicos, el destino decide mil caminos, sufrimientos o maneras de traerlos a nosotros, pero al final es lo mismo. Nos los deja, los sufrimos, los amamos y sobre todo nos deja completamente indefensos.
NO hay absolutamente ningún amor, dolor, alegría, pena... comparable con el de un hijo.
El del hijo que está; pero no olvidemos los que aún no están, los que sabemos que estuvieron pero que no llegaron a ser nuestros, los que comenzaron a nacer en nosotros pero se fueron antes de sentir su primer latido de vida,...
Y solo sabiendo y entendiendo este préstamo podremos preparar a nuestros hijos para la vida, para el futuro, para las alegrías, para las penas, para el sufrimiento... en definitiva para ser personas.
¡Qué difícil!, mantener la cabeza fría, para saber que nuestro hijo no es "nuestro"...
Quizá hoy, en el Día de la Madre, no sea esta la entrada más apropiada; pero, realmente ¿no es esto lo que celebramos hoy?
Celebramos tener la grandísima suerte de haber sido premiados por DIOS/ LA VIDA/EL DESTINO del préstamo más hermoso que se nos puede hacer.
 

miércoles, 2 de mayo de 2012

INFORME POSITIVO

Según el Lilypie, 4 meses hemos necesitado para tener nuestro informe POSITIVO.
El lunes tuvimos la última reunión con la psicóloga y la trabajadora social, para darnos el informe. Parecía que no iba a llegar, la cosa se complicó un poquillo, aunque la psicóloga se ha portado...
Ahora tenemos que llevarlo a la Comunidad de Madrid, y esperar que todo siga su curso  normal.
Pero no todo podían ser buenas noticias. Desde el lunes en Mali vuelven a estar con problemas. Parece que el aeropuerto vuelve a estar cerrado, así que nada está claro...
Solo el tiempo, dirá si la decisión ha sido la correcta; o mejor dicho estoy segura que la decisión es la correcta, pero el tiempo irá colocando cada pieza del puzzle para llegar a nuestro hij@ en el momento justo...