Adoptando...

Lilypie - Personal pictureLilypie Waiting to Adopt tickers

domingo, 6 de mayo de 2012

UN PRÉSTAMO

“Hijo es un ser que nos prestaron para un curso intensivo de como amar a alguien más que a nosotros mismos, de cómo cambiar nuestros peores defectos para darles los mejores ejemplos y de nosotros aprender a tener coraje.
Ser padre o madre es el mayor acto de coraje que alguien puede tener, porque es exponerse a todo tipo de dolor, principalmente el de la incertidumbre de estar actuando correctame
nte y del miedo de perder algo tan amado. ¿Perder? ¿cómo? No es nuestro, ¿recuerdan? Fue apenas un préstamo”….
Cierto, pero es un préstamo que llega a convertirse en el don más preciado que jamás llegamos a tener en el efímero tiempo que dure el empréstito. Un préstamo por el que damos la vida, sabiendo que hay que devolverlo.

Un préstamo sin intereses, pero cuyo cuidado lleva implícito el más alto sacrificio y la defensa mas sólida! Cuida tu préstamo, muchos lo querrán, otros lo odiarán, pero para ti no tiene precio
”.
 
Hoy encontré este texto en internet, decía que de Saramago, la verdad es que no lo he verificado, pero para el caso es lo mismo.
Me encanta, lo comparto al 100%.
Es durísimo darse cuenta que un hijo es solo eso, un préstamo que nos regala la VIDA; y que nadie piense que lo del "préstamo" es exlusivo de los padres adoptivos, no, no; también de los biológicos, el destino decide mil caminos, sufrimientos o maneras de traerlos a nosotros, pero al final es lo mismo. Nos los deja, los sufrimos, los amamos y sobre todo nos deja completamente indefensos.
NO hay absolutamente ningún amor, dolor, alegría, pena... comparable con el de un hijo.
El del hijo que está; pero no olvidemos los que aún no están, los que sabemos que estuvieron pero que no llegaron a ser nuestros, los que comenzaron a nacer en nosotros pero se fueron antes de sentir su primer latido de vida,...
Y solo sabiendo y entendiendo este préstamo podremos preparar a nuestros hijos para la vida, para el futuro, para las alegrías, para las penas, para el sufrimiento... en definitiva para ser personas.
¡Qué difícil!, mantener la cabeza fría, para saber que nuestro hijo no es "nuestro"...
Quizá hoy, en el Día de la Madre, no sea esta la entrada más apropiada; pero, realmente ¿no es esto lo que celebramos hoy?
Celebramos tener la grandísima suerte de haber sido premiados por DIOS/ LA VIDA/EL DESTINO del préstamo más hermoso que se nos puede hacer.
 

2 comentarios:

  1. Pues a mi me parece muy acertada tu entrada. Realmente no es una posesión un hijo, es una persona independiente a la que le habrás dado tu amor incondicional, a la que habrás preparado para la vida lo mejor que has sabido...y que deberá hacer la suya. Te tendrá más o menos cerca, no se sabe. Pero debemos recordar que deben vivir su vida.

    un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Y TAN independientes,precioso merce,bikos

    ResponderEliminar

Si pasas por aquí, deja un mensajito, que me hace mucha ilusión leerlos.