Adoptando...

Lilypie - Personal pictureLilypie Waiting to Adopt tickers

martes, 23 de febrero de 2010

PRIMER JUICIO

Nos quedamos en el día de la asignación.
Ya teníamos en nuestras manos la tan esperada foto, hicimos un montón de copias que repartimos a abuelos y tíos, nos plastificamos una grande que aún sigue en nuestra mesilla...
Ahora la espera era más real.
A los pocos días de la asignación nos dieron fecha de juicio para finales de enero del 2008, y aunque quedaba más de un mes nos dispusimos a preparar las cosas con muchísima ilusión.
Encargamos el carro, compramos ropita, nos regalaron cositas con su nombre...
Y entre navidades, preparaciones, y demás; llegamos al día del juicio.
El día se hizo largo, y me levanté con un mal presentimiento. Por la tarde me fui con Javi al trabajo porque no quería recibir sola la noticia.
A mitad de la tarde nos llamaron de la Ecai. Nos dijeron que el juicio no se había celebrado. Había un problema con una familia que estaba en Etiopía, y que la jueza no había celebrado el juicio y tampoco se sabía si se iba a celebrar. Carmen estaba allí intentando solucionar los problemas (me vais a permitir que no de más datos, ya que nos meteriamos en asuntos particulares de otra familia).
En ese momento creía que me moría.
Estábamos "preparados" para un juicio negativo porque la familia se echase atrás, pero era insoportable pensar que podía no celebrarse el juicio y nuestra nena se quedase en "tierra de nadie".
Fueron unos momentos durísimos. Nos fuimos a casa y lloramos con desesperación.
Mi madre siempre dice que nunca nos había visto tan mal.
Aún ahora mientras escribo, se me pone la piel de gallina y se me hace un nudo en la garganta.
Hace poco lo hablaba con una persona y se me saltaban las lágrimas. Dos años después no puedo hablar de ese día sin llorar.
Al día siguiente dudamos incluso si ir a trabajar, pero tiramos pa'lante.
Todo el mundo me esperaba expectante con una sonrisa hasta que entre por la puerta y en la primera pregunta me derrumbé como un niño pequeño.
Ahora solo quedaba esperar a que todo se fuese solucionando y rezar para que antes o despúes pudiésemos ir a por nuestra pequeña.
Después tuvimos que ir a anular el pedido del carro y ver cada día las cosas en su habitación sin saber si vendría.
Puedo decir, que fue el peor día de mi vida. Se que fue a finales de enero, pero he borrado de mi mente el día concreto.
Hoy cuando echo la vista atrás me doy cuenta que nuestro dolor fue lo que dejó claro a nuestra familia que nuestra decisión no era una tontuna pasajera; además para ellos también fue duro, y fue un gran paso para empezar a querer a Míheret.

miércoles, 17 de febrero de 2010

CARNAVAL, CARNAVAL...

¡¡¡¡Mirad que hippy más bonita tengo en casa!!!!

lunes, 8 de febrero de 2010

MERCADILLO

Cuando nos pusimos a hablar del mercadillo, en plan gracioso, no nos imaginamos que se iba a dar tan bien.
Parecía muy fácil, pero es increíble la cantidad de "palos" que hay que tocar.
Todo a sido posible gracias a muchas ayudas.
La persona que nos puso en contacto con El Corte Inglés para que nos dieran las cosas, las monjas que nos dejaron el local para guardar las 8 o 10 cajas que nos dieron así como la furgoneta para ir a recogerlas; el cuñado de Elena que nos hizo de chófer; la amiga de Maica que vino con su monovolumen para que no diésemos 20 viajes a Pozuelo, los dueños de los locales que nos permitieron que al final tuviésemos que decidirnos entre tres; Ramón que nos dibujó un cartel chulísimo; mi compañera del cole que me hizo la pancarta que pusimos en el local, y que el mismo viernes en su hora libre me hizo las papeletas para la rifa; Soraya que donó un montón de cositas que a ella le habían costado tiempo y dinero; Irene, que estuvo ayudando a desmontar el "tenderete" hasta el final; Jorge que se lo ha currado en el local más que ninguno; ... no sé, seguro, seguro que me dejo a alguien (tengo por aquí a Javi que dice que me acuerde de él, que también se ha dado algún viaje que otro, jajaja).
Por otro lado es de agradecer que nos acompañaran los socios de Abay de fuera de Madrid. Nos hizo sentirnos acompañadas y arropadas; pero sobre todo, nos dejaron "libres" de las peques para poder dedicarnos al mercadillo. Paco, Charo, Maria José, Ruth, RAhel, Anunci, Soraya, Abel, Alicia, José Manuel...(perdón si me olvido de alguien); sin ellos entreteniendo a los niños, llevándolos al parque, haciendo café...; no hubiese salido tan chulo.
Y sobre todo, y lo más importante, la asistencia de tanta y tanta gente que pasó por allí: nuestra familia y amigos, otros socios de Abay, un montón de papis con niños etiopes, la gente del barrio...
Ha sido un fin de semana agotador, pero muy, muy agradable.
GRACIAS A TODOS

sábado, 6 de febrero de 2010

SENTIMIENTOS

Es increíble como algunos momentos de nuestra vida quedan marcadas a fuego en nosotros.
Ayer tuve dos momentos en los que me di cuenta. Los dos, por supuesto, estaban relacionados con mi hija.
El primero de ellos fue al ver una foto de ella en la casa de Mundi, cuando aún no la conocía "en persona". Aquella foto fue para nosotros muy importante. Alguien que no era la Ecai, vio a nuestra hija, la toco, la olió, la besó... y le transmitió todo el amor que aquí teniamos para ella. Ayer al volverla a ver se me saltaron las lágrimas, volví a revivir aquellos momentos angustiosos de la última parte del proceso y me di cuenta de que aún me siguen doliendo.
Luego, un poco más tarde, estuve charlando con una futura mamá, que también está esperando, y hablábamos del "será lo que tiene que ser"; tan utilizado en esto de la adopción. Ella comentaba que no lo tenía tan claro, y explicando nuestra odisea desde el verano de 2007 hasta que viajamos a por nuestra hija en abril del 2008; como no, volví a llorar.
Para mí,recordar los últimos meses (de los que aún no he hablado por aquí), sigue poniendome la piel de gallina.
Aún no se como pudimos soportarlo (y se que hay procesos mucho peores, pero a cada uno le duele el suyo).
El premio era tan, tan grande que mereció la pena.