Adoptando...

Lilypie - Personal pictureLilypie Waiting to Adopt tickers

martes, 23 de febrero de 2010

PRIMER JUICIO

Nos quedamos en el día de la asignación.
Ya teníamos en nuestras manos la tan esperada foto, hicimos un montón de copias que repartimos a abuelos y tíos, nos plastificamos una grande que aún sigue en nuestra mesilla...
Ahora la espera era más real.
A los pocos días de la asignación nos dieron fecha de juicio para finales de enero del 2008, y aunque quedaba más de un mes nos dispusimos a preparar las cosas con muchísima ilusión.
Encargamos el carro, compramos ropita, nos regalaron cositas con su nombre...
Y entre navidades, preparaciones, y demás; llegamos al día del juicio.
El día se hizo largo, y me levanté con un mal presentimiento. Por la tarde me fui con Javi al trabajo porque no quería recibir sola la noticia.
A mitad de la tarde nos llamaron de la Ecai. Nos dijeron que el juicio no se había celebrado. Había un problema con una familia que estaba en Etiopía, y que la jueza no había celebrado el juicio y tampoco se sabía si se iba a celebrar. Carmen estaba allí intentando solucionar los problemas (me vais a permitir que no de más datos, ya que nos meteriamos en asuntos particulares de otra familia).
En ese momento creía que me moría.
Estábamos "preparados" para un juicio negativo porque la familia se echase atrás, pero era insoportable pensar que podía no celebrarse el juicio y nuestra nena se quedase en "tierra de nadie".
Fueron unos momentos durísimos. Nos fuimos a casa y lloramos con desesperación.
Mi madre siempre dice que nunca nos había visto tan mal.
Aún ahora mientras escribo, se me pone la piel de gallina y se me hace un nudo en la garganta.
Hace poco lo hablaba con una persona y se me saltaban las lágrimas. Dos años después no puedo hablar de ese día sin llorar.
Al día siguiente dudamos incluso si ir a trabajar, pero tiramos pa'lante.
Todo el mundo me esperaba expectante con una sonrisa hasta que entre por la puerta y en la primera pregunta me derrumbé como un niño pequeño.
Ahora solo quedaba esperar a que todo se fuese solucionando y rezar para que antes o despúes pudiésemos ir a por nuestra pequeña.
Después tuvimos que ir a anular el pedido del carro y ver cada día las cosas en su habitación sin saber si vendría.
Puedo decir, que fue el peor día de mi vida. Se que fue a finales de enero, pero he borrado de mi mente el día concreto.
Hoy cuando echo la vista atrás me doy cuenta que nuestro dolor fue lo que dejó claro a nuestra familia que nuestra decisión no era una tontuna pasajera; además para ellos también fue duro, y fue un gran paso para empezar a querer a Míheret.

7 comentarios:

  1. Esos momentos,vistos con el tiempo,aún siguen siendo dificiles y lo serán,fíjate que yo tuve mucha suerte,todo a la primera y hasta te diré que ese tiempo inmenso realmente fué poco...pero,es tan duro llegar hasta ellos que,cómo para que nos digan luego en cualquier esquina si somos o no somos sus madres...me rio yo de janeiro!!!!
    bikos pau y mese
    pd....si,prefiero saber la intuición ahora,si es buena como dices me animará,sea lo que sea,aún qaue luego no se cumpla,que ando baja de moral...
    mándame un mail porfi
    pau7214@hotmail.com

    ResponderEliminar
  2. A veces, nisiquiera mi refrán favorito (no hay mal que por bien no venga) es suficiente. Sí, tuvo sus repercusiones positivas, pero no quiero ni pensar el momento que debistéis pasar... por suerte, lo pasado, pasado está...
    Mirar a Miheret es una recompensa en sí misma.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Ufff, Merce, que difícil.... entiendo que no puedas hablar de ello sin que aún ahora se te ro,pa algo por dentro. A mi, desde la asignación hasta el viaje, me daba miedo que me llamasen para decirme que ya no podíamos adoptar a Carmen y nos reasignaran. No es frecuente, pero pasa a veces.
    Muchos besos

    ResponderEliminar
  4. CUANTO AMOR Y CUANTO SUFRIMIENTO,LOS QUEREMOS SIN CONOCERLOS Y SUFRIMOS SIN CONOCERLOS
    ASI SON NUESTROS HIJOS DE ESPECIALES,QUE LO SON Y MUCHO

    ANA

    ResponderEliminar
  5. ufff que duro el momento, ese es el miedo que tenemos nosotros, en un primer momento la consecución del CI, ahora que lo tenemos, pensamos que será duro la espera desde la asignación hasta la celebración del juicio,..pero cada momento es importante si el final es nuestro hijo, un abrazo pacense. JOSE Y GEMA

    ResponderEliminar
  6. Se me hace un nudo en la garganta cuando veo la cantidad de cosas que a veces hay que pasar. Nosotros estamos ahora empezando. La próxima semana tenemos la primera entrevista y estoy muy nerviosa pero veo que aún queda mucho por pasar. La verdad es que cuando lo vives con tanta ilusión es imposible no emocionarte e incluso llorar de rabia en estos momentos.

    ResponderEliminar
  7. Te comprendo porque yo pase por eso, afortunadamente solo fue durante unas horas, esa mala noticia solo duro eso, al cabo de un par de horas me llamaron de la ecai para decirme que el juicio se habia celebrado y que ya eramos padres de Lidya legalmente, no entendiamos nada, siempre le estare " muy agradecida" a la sinverguenza que nos hizo pasar ese mal rato sin entender porque lo hizo

    Pero como ya te han dicho por aqui, tenemos nuestra recompensa en nustras preciosas hijas

    besotes

    Mati

    ResponderEliminar

Si pasas por aquí, deja un mensajito, que me hace mucha ilusión leerlos.