Adoptando...

Lilypie - Personal pictureLilypie Waiting to Adopt tickers

jueves, 7 de febrero de 2013

NUESTRA PEDIATRA

Hoy he ido a la pediatra con mi hija.
Para una heridilla sin importancia.
 Estando allí le he comentado un tema que yo "sabía" que estaba relacionado con las emociones, con la llegada de un nuevo miembro a la familia; pero bueno, se lo he comentado; por mí que no quede.
La pediatra me ha hablado, de "problema emocional", de que la apoyemos, estemos atentos a sus necesidades, que no se nos olvide quien es mi hija, de dónde viene. Que dentro de ella hay dolor, ruptura, peculiaridades que harán que pase por momentos de llamadas de atención.
Me ha hablado de ruptura con sus orígenes, del adn cultural que todos llevamos dentro y con el que cualquier niño adoptado tiene que romper por muy pequeño que fuese cuando lo recogimos. A todo esto hay que sumarle la diferencia racial.
Ha dicho que mi hija es especial, muy introvertida, o más bien introspectiva; que cuando te mira te hace una radiografía...
Yo he salido de allí feliz. Con la sensación de que lo que yo veo, noto, siento... en mi hija no son locuras de madre, ni tonterías de flipada.
Saber que hay una mujer y más su pediatra, que acepta a mi hija como es. Que nos entiende y que me ha invitado a que siempre que necesite hablar está a mi disposición, te alegra el día, te da tranquilidad y sobre todo esperanza, en que las cosas van cambiando, y poquito a poco nuestro hijos son entendidos y atendidos como se merecen
Solo me ha dicho que cuando tengamos que hablar de estas cosas no esté la niña.
A ella hay que llenarle los oídos, la cabeza y el alma de cosas bellas. De lo bellísima que es, de lo guapa que está, de lo lista que parece y sobre todo decirle hasta el infinito que ella será capaz de hacer cualquier cosa que se proponga y resolver cualquier problema que se le ponga por delante.
Estoy feliz por mi hija, por nosotros, sus padres; y sobre todo por tener la suerte de contar con una profesional como la copa de un pino, aquí, tan cerca, a mi lado. Por cierto, en la sanidad pública, por si alguien dudaba ;-))

3 comentarios:

  1. Pues enhorabuena.... Es un lujo contar con un profesional así!!!!
    Yo tuve que cambiar a mi hijo de pediatra de lo brusca que era la suya con él. Apenas le miraba y era muy cortante con nosotros. Apenas te daba respuesta de los aspectos estrictamente médicos...¡¡¡ cómo para mencionar lo emocional!!!!
    Qué bien que Míheret pueda aprender que hay personas que se ponen en su piel, que la entienden, que respetan su rítmo y sus necesidades.... Hasta la fecha (ya te digo que hemos cambiado) yo sólo me he encontrado con pediatras de los de "tiene que dormir solo, comer solo, hablar más.... " la verdad, me pone un poco nerviosa esa "check list" que les pasan en las revisiones... Sobre todo porque me preocupan más otras cosas que si en vez de 50 palabras dice 48,5.

    ResponderEliminar
  2. Que lujo!!!!!!!!!!!!!!!!!
    Qué pedazo de persona y de profesional!! Enhorabuena.

    Debería haber mucha mas gente así: pediatras, madres, maestras, profesoras.......

    ResponderEliminar
  3. Anónimo9/2/13 00:08

    Qué bien Merce, qué suerte tienes! La de mis hijas es también muy maja, le encantan los niños africanos porque estuvo trabajando en África un tiempo. Pero no sé si se pararía a hablar de estos temas emocionales. Nunca he probado entre otras cosas porque con Lola delante es imposible porque no para un segundo y tengo que estar pendiente de que no le rompa algo a la "paciente" de su pediatra. Lo mismo me animo.

    Bego

    ResponderEliminar

Si pasas por aquí, deja un mensajito, que me hace mucha ilusión leerlos.