Adoptando...

Lilypie - Personal pictureLilypie Waiting to Adopt tickers

viernes, 31 de agosto de 2012

TE ABANDONÓ

-Mamá, ¿por donde entra la sangre?
- La sangre no entra, está dentro del cuerpo por las venas.
- ¡Ahhh!
- Y yo, ¿de dónde salí?
(Ya lo hemos hablado pero nunca lo había preguntado tan directamente)
- Pues de la tripa.
- ¡Mamaaaaá!
- Pues claro, cariño, de la tripa de tu mamá de Etiopía.
- Y ... ¿cómo se llama?
- XXX (le he dicho el nombre)
- ¡Qué raaaaroooo!
-  Y cómo no tenía dinero...
- Pues como no tenía dinero, estaba malita y no podía cuidarte te abandonó y te llevó a la casa de Carmen...
- ¡ SIIIII, y allí nos encontramos!!!

Esta conversación ya la habíamos tenido más veces, pero yo aún no me había atrevido a decir "te abandonó", siempre había sido te dejó; pero me doy cuenta que igual que crece mi hija, también crecen los niños de su alrededor, y más pronto que tarde alguien utilizará el término para referirse a su situación.
Lo mejor es que cuando antes los vaya escuchando mejor. Además utilizada con naturalidad, como parte de su historia, menos herida se sentirá cuando lo usen para hacerla daño.
Otra cosa son mis sentimientos.
Cuando la he utilizado, me ha dolido. En el día a día de mi hija se me "olvida" quién es. A veces me sorprende pensar que no ha sido siempre "mía".
Y verbalizarlo es doloroso. Saber que tu hija fue abandonada, que ha sufrido algo que nunca sufrirán la mayoría de las personas, duele.
Pero esta es nuestra historia, y la realidad. La que se asume desde el momento en el que te embarcas en esta maternidad y la que no puedes obviar, aunque en el día a día no lo estés recordando constantemente.



11 comentarios:

  1. Merce, Ole!

    Me pareces una mamá fantástica. Y muy adecuado que al igual que madura tu nena, también lo hagan las palabras que utilizas en las conversaciones. Está muy bien pensado eso de que si esas palabras salen de tu boca, cuando algún día a alguien se le ocurriera usarlas con mala idea, a tu nena no le parezcan tan malas... o al menos que esté preparada.

    Aunque duela, es lo que pasó como tu dices, y es nuestra historia y la realidad.

    un beso, eres mi maestra Miyagui (dar cera-pulir cera)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sama, me pones "colorá", de maestra nada, bueno sí en el colegio, jejeje.
      ¡Me queda tanto por aprender!
      Un beso.

      Eliminar
  2. Es cierto que de oír ciertas palabras con naturalidad algún día no dolerán con se empleen con mala leche. Pero una pregunta te hago desde mi desconocimiento. La abandonó realmente o la entregó a alguien? Abandonar es dejar desamparado y a la buena de Dios. Si la dejó en un lugar sabiendo que le iría mejor creo que no se ajustaría a los hechos, no es un abandono, es una entrega, cesión o soltarle el marrón a otro. Insisto, es una curiosidad desde mi desconocimiento de la historia. Me encantan tus criterios y tu superación como madre.
    A seguir adelante coo lo haces.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues la verdad es que no me lo he planteado tal y como tu lo dices, y quizá sea cierto que la palabra abandono no se ajuste realmente a su historia; pero a la hora de la verdad y de enfrentarse a este mundo, será la herramienta que ella necesite.
      Un beso.

      Eliminar
  3. Me pareces una perfecta madre IDONEA, como dicen en diputación. Desde luego que haces bien en presentarle las diferentes opciones, y aunque como dice El Largo, puede que existan otras palabras, es verdad que esta bien que también la oiga de la persona que mas le quiere... Muy bien, espero saber reaccionar igual de bien yo cuando este en la situación. Estoy con Sama, lo haces genial.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo3/9/12 11:54

    De acuerdo que los niños tienen que saber la verdad y que nosotros somos quienes tenemos que contársela, pero....con la edad de tu hija, tan pequeñita, hablarle de que "tu madre te abandonó" no puede ser demasiado doloroso?
    Yo uso la expresión "y como no podía cuidarte, te llevó a....."
    Abandonar es desamaparar.
    No sé....me parece una expresión muy dura y muy dolorosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo doloroso no son las palabras sino el hecho en si, le llamemos por su nombre o no el niño va a experimentar el sentimiento, mas vale creo yo que empecemos bien y no edulcoremos.
      Concha

      Eliminar
  5. HOla "anónimo":
    Es cierto que la palabra te abandonó es muy dolorosa, de hecho nunca la había utilizado al hablar con ella. Pero el otro día, ella preguntó y le volví a contar lo que tantas veces ya le he contado, lo único que hice fue cambiar el "te dejó" por la palabra. Con naturalidad, sin darle mayor importancia. Creo que es importante que vayan escuchando palabras que antes o después les van a golpear. Pero, por supuesto, puede que mi manera de ver las cosas no sea la correcta.

    ResponderEliminar
  6. Mi hijo es muy pequeño por lo que aún no hemos hablado sobre su historia, sin embargo pienso en ello prácticamente a diario.
    Estoy en parte de acuerdo en que quizás, en algunos casos, no es abandono según un adulto lo entiende, porque fueron niños dados en adopción con la intención de que tuvieran una antención que sus familias biológicas no podían, no porque no les quisieran.
    Sin embargo, creo que todos ellos, independientemente de los motivos por los que llegaran a la adopción, van a experimentar el sentimiento de abandono en algún momento de su vida y en ese sentido si creo que es un tema que debe tratarse dentro de la familia, y que es en boca de los padres de quien deben escucharlo primero. Y por supuesto, serán los padres los que mejor sepan cuando es el momento.

    ResponderEliminar
  7. Jamás usaría la palabra "abandono", porque creo que no se ajusta a la realidad en la mayoría de las adopciones. El acto de dar a un hijo en adopción puede ser un acto de valentía : darlo, sin egoísmo, todo lo contrario, buscar la felicidad del bebé en vez de la de la madre, sufrir de por vida su ausencia, buscando un mundo mejor para él. Y gracias a esa donación que no abandono, hoy tenemos a esos ángeles. Piénsalo, ponte en el lugar de la madre biológica, no creo que se merezca ese trato. Por otro lado, el que conozca esa palabra no significa que la haga como suya, todo lo contrario, yo, defiendo la valentía de su madre biológica, le estoy agradecida, no sólo no abortó, sino que tuvo el coraje de desprenderse de lo más preciado buscando su felicidad. En fin, éste es mi punto de vista, espero no haberte ofendido, para nada era mi intención. Gracias. Un beso. Alicia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy totalmente de acuerdo en tus palabras hacia la madre biológica, es más yo le debo lo mas grande que tengo.
      Pero eso es una cosa y otra es el sentimiento de abandono que hija en algún momento tendrá independientemente de los por qués.
      Además la palabra abandono no fue dicha con ningún resentimiento, simplemente se introdujo en una conversación muy dulce sobre su realidad.
      Y por supuesto, no me has ofendido. Un slaudo.

      Eliminar

Si pasas por aquí, deja un mensajito, que me hace mucha ilusión leerlos.