Adoptando...

Lilypie - Personal pictureLilypie Waiting to Adopt tickers

martes, 24 de marzo de 2009

EL ABUELO JERO

Hoy hace 6 años que nos dejó el abuelo Jero. El abuelo de mi hija, el padre de mi marido y mis cuñados y sobre todo el marido enamorado hasta las trancas de mi suegra.
No puedo dejar pasar este día sin acordarme de él públicamente, porque en privado, y sobre todo desde que tengo a mi hija, me acuerdo a diario.
Era el padre "gruñón" típico de hace 40 años. El que trabajaba de sol a sol para darle a su cinco hijos lo mejor. Que llegaba a casa tras muchas horas de trabajo y allí estaba su mujer esperándole con la mejor sonrisa. Esa sonrisa que aún mantiene pese a la tristeza que sus ojos a veces expresan.
Era el abuelo amoroso, con los dos nietos que la vida le permitió conocer, que quería desquitarse del tiempo perdido con sus hijos.
Verle sonreir cuando nos tenía a toda la tropa cerca daba gusto.
La vida le dejó ver a sus cuatro hijos mayores casados y "apañaos", a la pequeña puesta en el "buen camino", a su primera nieta que fue todo un acontecimiento, al segundo nieto que llegó tras una larga y dura lucha de sus padres, a su hija mayor embarazada...
Pero hay tantas que se está perdiendo: no ha visto nacer a otros tres nietos, no ha visto llegar a Míheret, no vió aprobar las oposiciones a Miriam... En fin que la vida se lo llevó cuando iba a recoger los frutos del trabajo bien hecho.
Pero así son las cosas, nada es perfecto.
Cuando miro a Míheret pienso en lo que disfrutaría viéndola. Las niñas eran su debilidad, y aunque al principio se habría extrañado de nuestra decisión ahora estaría "chocho".
Estoy segura que la conoce, que la proteje y que desde donde esté, está orgulloso de su mujer, de sus hijos, de sus nueras, de sus yernos y sobre todo de sus NIETOS.
Ójala que todo hubiése sido distinto, pero no lo es y ahora solo queda recordarle con mucho amor y no permitir que Míheret crezca sin conocerle.

3 comentarios:

  1. Bueno, pues hoy, sí que me animo a dejar un comentario.
    Así es, hay muchas cosas que mi padre se ha "perdido", pero yo prefiero quedarme con las que disfrutamos juntos. Como bien dices se marchó antes de recoger sus frutos, pero estoy segura que allí donde esté, nos sigue, nos protege y nos ama con locura.
    Gracias Merce por estos momentos que, como sabes, simpre me emocionan.
    Un beso grande.
    Miriam

    ResponderEliminar
  2. Ahi cariño como duelen las perdidas ya aunque pasen mil años ahi personas que nos dejan marcados.Seguro que este donde este os estará cuidando

    ResponderEliminar
  3. Que grande eres Merce, que grande. Como bien dices estaría orgullosísimo de la gran familia que hemos formado y continuamos formando. Han pasado más de 8 años y no me resulta fácil hablar de esto, bueno seguro que ya me lo habéis notado. Espero que llegue el día en que sin se me quiebre la voz sea capaz de decir lo mucho que significó para mi y lo afortunado que soy por ser su hijo. Fdo: El chico duro

    ResponderEliminar

Si pasas por aquí, deja un mensajito, que me hace mucha ilusión leerlos.