Adoptando...

Lilypie - Personal pictureLilypie Waiting to Adopt tickers

jueves, 17 de enero de 2013

UNA MÁS ENTRE EL MONTÓN

El pasado fin de semana estuvimos en las jornadas de Abay en Parla.
Lo pasamos fenomenal.
Los niños hicieron un taller de yoga, cuentacuentos, plastilina... y los mayores escuchamos charlas, estuvimos   vendiendo cositas de Abay, en su "super mercatto"... y sobre todo compartimos, grandes y pequeños; un ratito muy agradable.
Cada día más, vivo estos momentos como imprescindibles. No solo porque Abay necesita de estas actividades para seguir con su gran trabajo, sino porque hay que reconocer que como padres adoptantes somos "bichos raros" en nuestro círculo social del día a día.
Poder hablar de nuestros sentimientos, de nuestros hijos, de nuestras dudas, miedos...; de igual a igual, es muy importante.
Solo con quien ha pasado por esto de la adopción, me siento bien al hablar de la nueva espera. El resto de la gente no entiende, no sabe de qué le hablas cuando les contestas a sus preguntas y les hablas del CI, de la ecai, del expediente... y ya para qué hablar de frustraciones, esperas, alegrías...
Además ver a mi hija disfrutar no tiene precio.
Viéndolos jugar todos los padres coincidimos en que se les ve relajados. Sintiéndose en un mundo similar al suyo, dándose cuenta que hay otras muchas familias de sus características.
El lunes hablábamos mi hija y yo de lo bien que lo había pasado.
Le pregunté que si le gustaba jugar con los otros niños de Etiopía y me decía que sí. Cuando insistí y le pregunté por qué no me supo contestar y yo le dije, ¿por qué son negros como tú?. Con una gran sonrisa en la boca dijo: "claro, mamá".
A sus cinco años cada día es más consciente de que es diferente, y alguna vez me ha dicho que eso no le gusta.
La realidad es que la diferencia existe y le guste o no, va a ser así siempre. Por ahora lo único que le podemos ofrecer son estos ratitos donde ella respire tranquila y donde por unas horas sea una más entre el montón.


3 comentarios:

  1. que gozada Merce!!! ya sabes que me hubiera gustado mucho poder ir y pasar el fin de semana con vosotros, la familia Abay, me he quedado con pena!
    Comparto tus reflexiones 100%, yo tambien me siento asi y como tu me gusta ofrecerle esos ratos a mi hija. Felicidades por esas jornadas.
    Un beso
    Elena

    ResponderEliminar
  2. Me uno a Elena en compartir tus reflexiones, son momentos donde hablas el mismo idioma que los demás y donde los peques disfrutan al 100% de su entorno.
    Esta vez tampoco nosotros pudimos ir, espero que no pasando mucho tiempo podamos juntarnos de nuevo. Tengo mono y tb lo encuentro imprescindible para mis hijos.
    Un beso
    Ana Blanco (Asturias)

    ResponderEliminar
  3. Merce, comparto todo lo que dices. Cada vez que quedamos siento una especie de paz interior. Siento que hablamos "el mismo idioma" y que nuestras hijas también. Y cuando vuelvo llego con las pilas cargadas de buenas energías. Y creo que Lola también (aunque esta siempre tiene las pilas a tope). Además, a Lucía le viene también fenomenal sentirse una "negra" más con sus amigos etíopes. Así que ya estamos tardando en preparar la siguiente quedada, jejeje. Besos.

    ResponderEliminar

Si pasas por aquí, deja un mensajito, que me hace mucha ilusión leerlos.