Adoptando...

Lilypie - Personal pictureLilypie Waiting to Adopt tickers

domingo, 28 de octubre de 2012

VA DE TINTES

Ayer en la peluquería, hablaban las que allí estaban y son "doctoras" en el tema; sobre si tintarse el pelo o no mientras que se está embarazada.
Parece ser que hay médicos que dicen que no pasa nada, otros que dicen que a través del cuero cabelludo puede entrar a la sangre...
Otra decía, que no será para tanto que hay quien fuma durante todo el embarazo y no pasa nada...
Mientras que ellas hablaban yo permanecía en silencio y reflexionaba.
¿Se teñiría el pelo su madre?, ¿fumaría?, ¿bebería?, ¿masticaría chat? y lo que es peor; ¿iría al médico alguna vez en nueve meses?, ¿pariría en un sitio limpio?,  ¿sola o acompañada?,  ¿qué hicieron con la niña nada mas nacer?,  ¿tomaría el pecho? ...
Mil y una preguntas sin respuesta,  aunque intuyéndolas; y aquí está. Grande, fuerte, sana, preciosa...
Es cierto que los adelantos que hoy tenemos son maravillosos, y que yo si me hubiese quedado embarazada habría tenido en cuenta todo lo que me hubiesen dicho, ¡faltaría más!, pero eso no quita que piense que sabemos demasiado, que queremos controlar hasta el último detalle, que pensamos que podemos echarle un pulso continuo a la NATURALEZA y queremos ganar siempre; y claro, cuando las cosas se nos escapan de las manos llegan las desilusiones, las frustraciones, el no querer asumir que hay veces que perdemos el pulso y que nada es como lo habíamos planeado...
Pero esto no solo pasa con la paternidad biológica, también pasa con la adoptiva. Lo quiero pequeño, lo quiero "sano", lo quiero pronto, lo quiero, lo quiero....
Y ya si hablamos del dolor que produce, a veces, el no tener las respuestas a tantas preguntas; el tener un vacío en la vida de tu hijo que te recuerda el tiempo que no fue "tuyo"...
Por cierto, yo también estoy "embarazada"; pero eso sí, me tiño el pelo sin preocupaciones y para mas inri, bien guapa que me he quedado ;-)
¡Alguna ventaja tenía que tener lo del embarazo adoptivo!

7 comentarios:

  1. Eso siempre lo he pensado yo. Con lo bien que están con 5 y 6 años sin tantos controles, vacunas, precauciones ni ecos, ... Qué de tonterías innecesarias. Teorías alimenticias, antes y despuės del nacimiento, casi todas una verdadera pamplina. Sentido común y. Naturaleza, las burbujitas hasta cuándo? Luego se pasa la fiebre neonatal y a comer bollería industrial, hamburguesas chungas y kebaps de mala muerte. Lo dicho, coincido con tu reflexión plenamente y aún más radicalmente.
    Gracias por tu felicitaciones y piropos en mi blog. Las valoramos una barbaridad

    ResponderEliminar
  2. Que bueno lo del tinte!!! Y bien mona que se queda una que se puede hacer lo que quiera sin tanto miramiento. Si es que en los embarazos bio se nos va la pinza, pero si somos novatas, pues todo lo que nos digan, yo la primera ... no sea que le pase algo al feto. Aaaannnnnndaaaa!!!!!

    Yo también estoy embarazada y espero tener pronto a mi peque de 6 añitos, y comeré y haré lo que quiera mientras espero. ja,ja,ja.

    un beso

    ResponderEliminar
  3. Que me lo digan a mi, que en este segundo proceso no paro de tomar azúcar!! :))))))
    Ay, madre! el camino del sentido común no debería estar señalado por una brújula, sino en nuestro interior. Bicossss

    ResponderEliminar
  4. Muy buena esta entrada! Yo no he sido madre biologica, pero si rodeada de ellas... y como bien dices, obsesionadas por miles y miles de instrucciones. A veces pienso q son instrucciones absurdas, pero tambien es cierto q vete tu a saber q hubiera hecho en su lugar...
    Me sumo a las embarazadas de un tesoro de 0 a 4 años y SIN respetar los miles d consejos e instrucciones para embarazadas!!!
    Besitos!

    ResponderEliminar
  5. Me ha encantado tu entrada!! tantas dudas del pasado de nuestros nenes... pero oye... el embarazo esta muy bien, una copita de licor de avellana de vez en cuando... y sin remordimiento!!

    ResponderEliminar
  6. Ayer una amiga me hablada del esterilizador de biberones de su hija de nueve meses (los que tenía el mío cuando fuimos a Etiopía) y a mi me vino a la cabeza la cesta de biberones de la casa cuna donde le recogimos y las imaginaciones que tengo sobre el antes.... Y me entra la risa pensar que en la casa de familia hervimos lo biberones y metimos las frutas en Amukina para hacerles la papilla.
    Cuando recojo al niño en la guarde todas las madres están hablando de los catarros, y ahí está mi "torete" que no se pone malo desde hace casi un año (ains.. toco madera) y que no sabe lo que es el antibiótico.
    Y es que pertencen a generaciones de generaciones que no se podían permitir el lujo de cogerse un refriado tras otros.
    Junto al tinte, una ventaja más...

    ResponderEliminar
  7. me ha encantado esta entrada...qué razón tienes...
    sólo tenemos el presente

    ResponderEliminar

Si pasas por aquí, deja un mensajito, que me hace mucha ilusión leerlos.