Adoptando...

Lilypie - Personal pictureLilypie Waiting to Adopt tickers

sábado, 23 de junio de 2012

SUFRIR...

A raíz de esta entrada de Silvia, la cabeza me hecha humo.
¡Qué facil, para algunos hacer estas comparaciones!
Habla en la entrada de un comentario: "sufrir es parir, no adoptar"; a mí me entra la risa floja al leerlo.
Es imposible comparar; pero no solo el "parir" con "adoptar"; sino el parir vs parir; o el adoptar vs adoptar. Me explico.
Cuando te planteas tener un hijo, piensas que el camino va a ser fácil, ¿por qué no va a serlo?; al fin y al cabo, para "todo" el mundo es tarea fácil.
Los sufrimientos comienzan cuando la cosa se complica, y me da igual en cual de las dos opciones.
Cuando comenzamos la adopción de nuestra hija, todo fue fácil. No fue una decisión tomada por el fracaso de la paternidad biológica sino que así lo quisimos porque desde siempre lo habíamos tenido como opción de paternidad.
Por eso, yo ya puedo decir que probablemente sufrimos menos que aquellas familias que llegan a la adopción tras muchos sufrimientos en el plano biológico.
El proceso fue sencillo. Las entrevistas fueron fáciles, no tuvimos que esperar para firmar con la Ecai, el tiempo de espera fue prudencialmente corto... pero, los dolores del parto biológico que como mucho pueden durar unas horas, a nosotros nos duraron 5 meses. Dolores mucho mas profundos que los físicos.
Retraso en la asignación inminente, problemas en un primer juicio, dudas sobre si sería nuestra hija... el final se complicó, y evidentemente en las conversaciones en las que alguien en plan coña me dice que a mí no me "dolió" parir, yo siempre contesto que me dolió mucho más adentro y durante más tiempo.

Sin embargo, el sufrimiento ha llegado con la búsqueda del hermano.
La opción b (en este caso la biológica), resultó que tampoco iba a ser tan fácil como para el resto de los mortales. Y puedo asegurar que dos años de decepciones, de fracasos, de lágrimas, de esperas sin resultados, de alegrías con triste final... han traído a mi vida mucho sufrimiento, pero claro, a esto no creo que se refiriese la "lumbreras" del comentario.

Y ahora viene la guinda del pastel. Cuando comenzamos con la opción c (nueva adopción, que en principio iba a ser para un tercer hijo, pero que ahora es para un segundo), esta vez sí, que el proceso empieza con sufrimiento.
Las entrevistas fueron bien, pero ya tuvimos algún problemilla más que con las anteriores; el país que elegimos comienza con una situación política inestable, paramos unos días; la situación se estabiliza y decidimos continuar; llevamos el CI a la comunidad y ahora parece que el país cierra completamente, volvemos a estar en punto 0.
La opción Etiopía está ahí, pero... nos hablan de 5 años de espera, que seguro que sería más.
Ahora ya no tenemos los 28 años de cuando esperábamos a nuestra primera hija, el tiempo corre en nuestra contra... Buscar otro país nos paraliza, la cabeza echa humo, vuelven las decepciones...

Los fantasmas del "... y si" acechan; y si hubiésemes echado los papeles en nacional cuando se abrió en Madrid, y si hubiésemos empezado otro proceso nada mas llegar Míheret, y si no hubiésemos perdido 2 años buscando la paternidad biológica que en el fondo tampoco tenía tanta importancia...

A la vista de todo esto, simplificar tanto lo del sufrimiento me parece una gilipollez como un castillo.
Si alguien quiere un hijo, y en tres o cuatro kikis se queda preñada y pare, a mi que no me toquen las narices que sufren porque se tiran pariendo unas horas; se sufre cuando se desea algo con toda el alma y cuesta llegar a ello.

El sufrimiento es algo mucho mas profundo que unas horas de dolor.

10 comentarios:

  1. Lo nuestro también fue algo elegido desde el principio. No fuimos a la Adopción como el tercer y último plato del que ya lo ha probado todo. Mi mujer tenía 24 años y solo había optimismo. Parecía fácil pero la ilusión y las ganas de manera directamente proporcional a los obstáculos. Los psicólogos no se creían que fuera una opción voluntaria, no entendían que pudiendo tener biológicos fuésemos a la adopción como nuestro primer hijo. Un año para convencerles. Nuestra Ecai, un absoluto desastre. 2 años sin asignaciones y goteo que te hacía subir un puesto y bajar 4 en la lista de espera insufrible. Lo llevamos muy bien, pero fueron 4 años y medio de "embarazo" con sus pequeños bajones, con muchas lágrimas de impotencia sin saber si era simplemente un sueño inalcanzable. Estuvimos a punto de tirar la toalla en ocasiones, nos pusimos fechas tope pero siempre las prolongaba. Me negaba a pensar que la ilusión que nos iluminaba y que crecía en nuestro interior no la llegásemos a lograr. Y un día conseguimos la recompensa en forma de asignación. Foto, cara de seres de semblante muy triste en el salón y otros 11 meses hasta poder viajar allí.

    ResponderEliminar
  2. 2ª parte)
    Me encantaría preguntarle a esta "ilustrada" señora si ella aguantaría un proceso de este tipo (la del primer comentario). Con su demostrado egocentrismo la respuesta ya la tengo.
    Conozco personas que han pasado grandes sufrimientos con las piedras en el riñón o sus muelas. No creo que esto las haga especiales.
    El sufrimiento del corazón si que te queda, te curte y te convierte. No se es el mismo después de este proceso. Los padres adoptivos no somos mejores personas que nadie por tomar nuestra decisión, pero la experiencia te convierte en una persona distinta, a mi juicio con otros valores que quizá si te hagan ser mejor que antes.
    De todas formas, lo importante es el amor que uno es capaz de dar y esto no se mide en dolores.
    Mucho ánimo, encauza tus deseos como creas y lucha hasta el final. Sin rendirte, con coherencia pero sin tirar la toalla. El conformismo pasa factura, tenemos que tener metas en la vida que nos mantengan felices, pero hay que intentar disfrutar de ese camino, aunque sea escarpado, la familia que tienes.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Hola Merce,

    No soy mucho de escribir pero hoy me gustaría dejarte mi opinión sobre ese comentario, con mi experiencia.

    Tengo un hijo al que parí, en cuyo embarazo me pasé los últimos 3 meses en alto riesgo, con el miedo que esos supone, y un parto largo y que no fue fácil. En mi caso fue así, pero cada embarazo/parto es un mundo y hay otros que discurren desde el principio sin problemas y genial, y otros mucho más complicados y dolorosos que el mío.

    Llevo tres años en proceso de adopción, en los que, como sabemos ha habido cambios de casi todo. Hemos tenido asignacion, se ha retrasado el juicio y finalmente el niño ha vuelto con su madre 3 días antes de q viajáramos. Llevamos casi 6 meses a la espera de una segunda asignacion, con todo el "sufrimiento" que eso supone.

    Puedo asegurar a quien quiera, que si con pasar los dolores de parto de nuevo pudiera culminar ya nuestro proceso de adopción... firmaría ya.

    Afirmar ciertas cosas tan a la ligera me parece cuando menos bastante arrogante.

    Un beso, Merce, y que vuestra 2ª adopción se "encarrile" pronto y bien.

    Anabel

    ResponderEliminar
  4. Desde luego, la importancia que se le da a parir un ser, está muy valorada.
    No pasa lo mismo cuando tu hijo llega de forma adoptiva, aunque el sufrimiento psicológico que se llega a soportar sea muchísimo mayor.
    No se tiene en cuenta. La espera en la adopción está implícita. "Eso tarda mucho"

    Pero, alguien que sólo ha parido, se imagina un embarazo con penurias durante varios años?
    Lo aguantarían?

    Por favor, que no nos hablen de dolores de parto. Yo también tengo un hijo biológico, que vino al mundo en a penas 2 horas en total.
    Pedí epidural, no sufrí nada. Para qué?

    Eres más madre por que te duela? NO. No lo creo.

    La cabeza duele mucho más con todos los problemas que nos encontramos los padres adoptivos. Yo me sigo asombrando de familias que llevan 4 o 5 años esperando, y les aplaudo.
    Esa fortaleza no la tiene ninguna mujer por muchos partos que alardee haber tenido.

    Espero que tengáis ya un poquito de luz, y la alegría en forma de asignación llegue a vuestra casa pronto.

    besos

    ResponderEliminar
  5. Nunca he parido, por lo tanto no puedo comparar en qué situación se sufre más....pero, aunque se pudiera medir el sufrimiento....¿de qué valdría?
    ¿Tiene más mérito el que más sufre?
    ¿Hay un premio a la madre que más haya sufrido esperando a su hijo?
    Me recuerda a la famosa pregunta de ¿a quién queires más a papá o a mama?
    He adoptado a mis 2 hijos.....y sobre todo en la espera del segundo lo pasé muy mal: con ataque de ansiedad y subida de tensión incluida, lo que conllevó que me ingresaran en urgencias y me tuvieran 6 horas en observación con el cardiólogo controlando mi ritmo cardiaco....
    Ante la pregunta de los doctores de si había vivido alguna situaicón estresante en los últimos meses, la respuesta fue: "estoy en proceso de adopción, esperando asignación, desde hace algo más de 3 años".....Así que, la situación estresante no era de los últimos meses....llevaba 3 años con aNsiedad......Hasta que un día, mi cuerpo dijo basta...y explotó.
    Ese episodio con ingreso hospitalario incluido fue un viernes....y justo 1 semana después, recibimos la llamada en la que nos anunciaban la asignación......
    ¿Sufrí mucho?
    ¿Sufrí poco?
    ¿Sufrí más o menos que las que paren a su hijos?
    No importa, no?

    Por otro lado, quiero mandar a tu familia mucho ánimo, que cuando una puerta se cierra otra se abre...y que no gastes energía en pensar ¿Qué hubiera psasado si....? Lo que ya pasó ya no tiene marcha atrás....
    Ánimo.Coger aire.....respirar y adelante!
    MUCHA SUERTE!!!!!

    ResponderEliminar
  6. Yo pienso que se suele caer demasiado a menudo en el tópico del embarazo vs. proceso de adopción, cuando en esencia ambos son "solamente" el principio de la dura tarea de ser padre o madre. En ambos caminos se busca lo mismo, por qué comparar? Hay embarazos durísimos (el parto no es más que el final y el principio, no tiene más importancia), de riesgo, que no llegan a término. No es duro que te hagan parir un hijo muerto a los 5 meses de gestación? No será más duro que una asignación fallida, pero tampoco menos, no creéis?
    No sé, pienso que no debemos debatir sobre algo que es totalmente personal e irrepetible, no hay dos adopciones iguales ni tampoco dos embarazos iguales, a santo de qué se tiene que posicionar uno en favor de una u otra opción... Saludos!

    ResponderEliminar
  7. Hola merce te sigo y me encanta tu blog espero q esta nueva adopcion acabe pronto un besazo animo

    ResponderEliminar
  8. Hola guapa!

    Estoy tan de acuerdo en lo que dices! Cómo no iba a estarlo? He pasado por las dos situaciones (parto bio y adoptivo) y a pesar de que mi embarazo fue molesto porque no paré de vomitar en 9 meses (perdón por lo escatológico), lo pasé infinatemente peor en el adoptivo y eso que tuve una grandísima suerte y todo me salió bien. Fue un tema de ansiedad por la espera más que nada. Pero, cómo dice alguien más arriba, no tiene mucho sentido comparar y menos aún escuchar comentarios absurdos como el mencionado que menosprecia la adopción. Y deja de pensar en el "y si", no merece la pena. Cuando el tiempo pase y tengáis vuestro segundo hijo aquí, pensarás que menos mal que no empezaste antes el proceso, pues no imaginarás la vida sin él o ella. Mucho ánimo! Os acompañaremos en el camino. Besos. Bego

    ResponderEliminar
  9. Anónimo6/7/12 11:14

    Holaaa,soy Irene,madre de tres.Y con experiencia de parto y adopción.
    Si por "sufrir" fisicamente el niño fuese más guapo,mas listo,más bueno...o tu mejor madre,nadie querría epidural.Y a mi me la piden a gritos en los partos.A nadie le gusta sufrir dolor físico.Y el dolor no te ofrece un plus de calidad.
    Esa señora se califica en su comentario.
    Respecto al "sufrimiento" del corazón,de la incertidumbre, de la incompresión que muchas veces acompañan a la adopción.Ese sufrimiento que se lleva no se sabe por cuanto tiempo...de ese no se suele preguntar.Nadie te pregunta si te"dolió" mucho la adopción.Pero por mi experiencia,el dolor sostenido durante mucho tiempo y sin saber cuando terminaría me fue más cuesta arriba que el parto de mi hijo mayor...que dolió tela marinera,pero duró sólo 12 horas.
    A mi no me gusta el sufrimiento,a mis pacientes les digo que siempre hay tratamiento para el dolor...que si les duele 1 hay algo para el 1 y si les duele 50 hay tratamieto para el 50.
    El sufrimiento físico no coloca medallas de "madre de 1ª".La madre de primera es aquella que al final de su vida puede mirar a sus hijos y decir "hice un buen trabajo"
    Me ha quedado un poco cursi...pero en fin,es lo que pienso.
    Besitos a todos

    ResponderEliminar
  10. Anónimo9/7/12 19:10

    Soy Vero. Despues de leer todos los comentarios, debo decir que muchos me han saltado las lasgrimas. Yo solo tengo una hija bio, pero sin dolor, nacio de 38 semanas con cesarea de urgencia porque se quedaba sin aire, ¿me dolio? no, ¿soy peor madre? no, ¿en algun momento alguien hace planes de embarazo mas alla de 9 meses? no, entonces, ¿porque se compara embarazo con adopcion?. Yo la verdad es que no tuve problemas para quedarme, pero la adopcion siempre se ha barajado en mi casa. Como bien dice Merce, ya no tenemos 28 años (tenemos la misma edad) y no todo puede salir lo bien que planeamos, pero os admiro a los que esperais meses, y meses, y recibis una foto y vuestro mundo gira por completo.
    Nunca dejeis que os digan que por no parir sois menos madres, porque yo no pari, ni empuje, ni dilate, ni grite, ni me dio tiempo a pedir epidural, y soy madre como somos todos, lo unico que hay "partos" mas largos y mas dolorosos (yo no se si seria capaz de esperar mas de 2 años un hijo...) y partos mas cortos.
    Animo Merce, todo llegara, tu siempre positiva, y al que te hable de dolores de parto, hablale de dolor de muelas, que dicen que se parece.

    ResponderEliminar

Si pasas por aquí, deja un mensajito, que me hace mucha ilusión leerlos.