Adoptando...

Lilypie - Personal pictureLilypie Waiting to Adopt tickers

lunes, 14 de diciembre de 2009

LA ASIGNACIÓN

Hace ya tiempo dejé el relato de nuestro proceso, con la "gran llamada" de Carmen, diciéndonos que al día siguiente veriamos, por fin, la cara de nuestra hija.
Ayer hizo 2 años de aquella conversación, y hoy recuero como si fuese ayer, cada segundo del día que vimos su foto.
Nada más recibir la noticia de que ya teniamos la asignación y después de hablar con Javi, llamé a todo el mundo. Quizá fue precipitado pero necesitaba gritar a los cuatro vientos que mañana vería a mi hija.
Los amigos lloraron conmigo, la familia se emocionó con nosotros y esto solo acababa de empezar.
La noche fue tranquila, demasiadas noches de insomnio,, hicieron que pese a la emoción tan intensa que sentiamos pudiésemos descansar.
Al día siguiente, nos fuimos a trabajar un par de horas, ya que había que matar la mañana de alguna manera hasta que llegasen las 13.00h, hora que nos citaron.
LLegamos pronto y entramos con esa cara mezcla de alegría, miedo, incertidumbre... que todos los que habéis pasado por esto conocéis.
Nos imaginábamos que al entrar lo primero nos darian los datos, nos hablaría un poco de la nena...; sin embargo, nada más sentarnos a la mesa, Carmen nos puso delante la foto más bonita que he visto jamás.
Nos enseñó la foto y se hizo el silencio. Las lágrimas salieron a borbotones, la emoción tantos meses contenida explotó al ver la foto de un bebé que no imaginábamos (nos habiamos hecho a la idea de que sería mayorcita).
Solo pudimos abrir la boca para decir que era muy pequeña y muy bonita.
De un plumazo, se disolvieron todos nuestros nervios y angustias y empezaba a forjarse un nuevo sentimiento.
Pese a la aegría, es cierto que te quedas como un poco parado, porque dices ¿y ahora, qué?. Hay que seguir esperando, y ahora la espera era sobre algo real con lo cual en muchos momentos era más dolorosa.
La foto ya tiene nombre, edad y sobre todo historia. Una historia que no coincide exactamente con lo que te hubiese gustado, que te recuerda dolorosamente las posibilidades de las que te habían hablado mil y una vez en distintas charlas. Sin embargo, seguimos adelante, sin pensarlo, porque NUESTRA HIJA era ella.
En un día tan alegre como aquel 14 de diciembre de 2007, no podiamos imaginar que lo peor aún estaba por llegar...

4 comentarios:

  1. Me emociona tanto leer vuestras experiencias!! Una imagina la intensidad porque la transmitís así, como un momento intenso...
    Gracias por contarlo.
    Un besote,
    Mariajo

    ResponderEliminar
  2. Es muy emocionante todos esos momentos, son tan especiales que no se booran de nuestra memoria.
    Felicidades por el segundo aniversario de la llamada que cambió vuestras vidas.
    Sonia

    ResponderEliminar
  3. Como dicen, es emocionante leer estas historias... lo peor por llegar? nos lo contarás verdad? me has dejado intrigada.
    Saludos.
    Laura.

    ResponderEliminar
  4. La verdad es que nos dejas con el susto en el cuerpo... Pero te agradezco enormemente que compartas momentos tan intensos y tan íntimos con los que todavía estamos esperando. Bueno, y con los que no, por supuesto, jejee.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Si pasas por aquí, deja un mensajito, que me hace mucha ilusión leerlos.